"Presos políticos" y exiliados venezolanos buscan amnistía de Hugo Chávez

viernes 7 de diciembre de 2012 13:35 ART
 

* Oposición y familiares gestionan amnistía para más de 100
personas
    * Gobierno parece dispuesto a cerrar fracturas sociales
    * Jueza Afiuni, presa hace tres años, denuncia violación

    Por Diego Oré
    CARACAS, 7 dic (Reuters) - A diferencia de otras navidades,
la próxima es esperada con ansias por los más de 100 "presos
políticos" y exiliados venezolanos, que creen que el presidente
Hugo Chávez podría aprobar una amnistía para empezar a cerrar
heridas entre la oposición y el oficialismo.
    El mandatario, que acaba de lograr una contundente victoria
electoral y gobernará hasta el 2019, ha negado la existencia de
"presos políticos". Pero tras su triunfo habló de
"reconciliación".
    El Gobierno se ha comprometido con la oposición a estudiar
los casos y nombró una delegación, encabezada por el
vicepresidente Nicolás Maduro, que ya recibió esta semana los
nombres de 87 exiliados y 22 presos que podrían beneficiarse con
la medida. 
    La oposición es consciente que nada ocurrirá sin la venia de
Chávez y que la decisión podría dilatarse por la agenda de salud
del mandatario de 58 años, quien regresó el viernes de Cuba tras
someterse a un tratamiento complementario al cáncer.
 
    Entre los casos más destacados está el de la jueza María
Lourdes Afiuni, de 48 años, quien dijo que fue violada y
obligada a abortar en prisión; así como el ex comisario Iván
Simonovis, recluido hace ocho años en una celda de cuatro metros
cuadrados en el sótano de una improvisada cárcel capitalina.
    "Queremos que muchos venezolanos que están exiliados
regresen al país, que liberen a todos los presos políticos de
este Gobierno. Eso sí sería una muestra real de la voluntad de
promover el diálogo y la reconciliación", dijo el líder opositor
Antonio Ledezma, quien encabeza la comisión.    
        
    CON OPTIMISMO, SIN ILUSIONES
    A pesar de que no es la primera vez que opositores solicitan
el perdón del Estado, consideran que en esta ocasión el
instrumento será bien recibido porque responde a la actitud
conciliatoria del propio Chávez al lograr la reelección.
    "Deseo que eso funcione, pero prefiero ser cauto. ¿El
Gobierno está comprometido a hacerlo? Espero que sí. No hay
motivos para que el comisario Simonovis permanezca preso o para
que la jueza Afiuni no pueda ser juzgada en libertad", dijo a
Reuters el Secretario Ejecutivo de la coalición opositora, MUD,
Ramón Guillermo Aveledo.
    Pero a pesar de los acercamientos, el asunto genera todavía
reticencia entre muchos seguidores de Chávez.
    "Estoy en contra de amnistía para estos criminales", opinó
la abogada estadounidense Eva Golinger, admiradora confesa de la
revolución de Chávez.
    El amparo incluiría al exiliado en Colombia Pedro Carmona,
cabeza visible del breve golpe de estado contra Chávez en abril
del 2002 y al ex gobernador y candidato presidencial Manuel
Rosales, asilado en Perú.
    También son parte del pedido los ex trabajadores de la
estatal PDVSA acusados de sabotear la industria durante la
huelga que diez años atrás casi paralizó la mayor industria del
país. 
    Miembros de la comisión opositora viajaron en los últimos
días para conversar con los exiliados venezolanos en
Latinoamérica y España.
    
    AFIUNI, SIMONOVIS Y OTROS
    La jueza Afiuni fue detenida en diciembre del 2009 luego de
haber otorgado libertad condicional al empresario Eligio Cedeño,
acusado de presunta corrupción al operar en el mercado de
dólares regulados.
    La noche siguiente a su detención, en cadena nacional de
radio y televisión Chávez la llamó "bandida" y demandó la pena
máxima: 30 años de cárcel.
    "Exijo dureza contra esa jueza. Habrá que meterle pena
máxima a esta jueza. 30 años pido yo a nombre de la dignidad del
país", dijo el presidente ante los 30 canales de televisión y
750 radios del país.
    Afiuni fue trasladada a una cárcel de mujeres donde
recientemente denunció que fue golpeada con saña, violada y
obligada a abortar.
    "A raíz de ese episodio fue cuando me enfermé y me sacaron
el útero, pero me encontraron seis miomas (...) Yo tuve una
pérdida en el penal", relató la jueza en el libro del periodista
Francisco Olivares "Afiuni, la presa del Comandante".
    "El caso contra la jueza Afiuni es de lo más abusivo,
inaudito y antijurídico", opinó Javier El-Hage, director
jurídico de Human Rights Foundation, una organización no
gubernamental con sede en Nueva York.
    La ministra encargada del sistema penitenciario, Iris
Varela, calificó la denuncia de Afiuni de "vil patraña".
    La jueza está hace un año bajo arresto domiciliario mientras
su juicio se dilata mes a mes. No puede dar declaraciones a
medios de comunicación. Su contacto con el mundo es su cuenta de
Twitter.
    "Afiuni no es una política presa, es la presa de un
político. Y ese político se llama Hugo Chávez", dijo a Reuters
uno de los abogados de la jueza, José Amalio Graterón.
    Otro caso emblemático es el del ex comisario Iván Simonovis
de 51 años, acusado junto a otros miembros de la policía, por
los asesinatos de una veintena de venezolanos durante un
enfrentamiento entre opositores y oficialistas en el breve golpe
de Estado contra Chávez.
    Simonovis lleva ocho años preso en los calabozos del
servicio de inteligencia venezolano y su salud se ha deteriorado
notablemente en la celda de cuatro metros cuadrados donde
permanece recluido.
    En diversas misivas el ex Secretario de Seguridad de Caracas
condenado a 30 años de prisión ha pedido su traslado a una
clínica ya que tiene indicios de osteoporosis por la escasa luz
natural que recibe: 13 días en los ocho años que lleva preso.
    "Mi familia, mi persona y otros millones de venezolanos,
honran esta plausible disposición, es lo que hace años se ha
buscado. Bienvenida la iniciativa", dijo Simonovis en una
reciente carta respecto al pedido de amnistía.

 (Reporte de Diego Oré; Reporte adicional de Girish Gupta;
Editado por César Illiano y Javier López de Lérida)