21 de junio de 2012 / 1:22 / hace 5 años

BREAKINGVIEWS-Pemex no logra quitarse estigma de monopolio mezquino

3 MIN. DE LECTURA

(El autor es columnista de Reuters. Las opiniones expresadas son personales.)

Por Raul Gallegos

NUEVA YORK, 20 jun (Reuters Breakingviews) - Pemex no puede sacudirse el estigma de ser una mezquino monopolio estatal.

La única petrolera del país está intentando mejorar su producción tras un declive de casi una cuarta parte desde su nivel máximo en 2004.

Pero una segunda licitación de campos maduros, con la que se busca seducir a firmas internacionales, fue tan decepcionante como la primera.

Mientras tanto, los inversionistas se abalanzaron sobre la emisión de 1,750 millones de dólares en deuda a 32 años.

El contraste demuestra como los posibles socios aún tienen poca fe de que Pemex pueda ser algo más que una máquina generadora de efectivo para sus acreedores y el Gobierno mexicano.

Pemex no logró convencer a petroleras globales de adquirir los derechos para modernizar seis bloques petroleros en la región nororiental del país.

Las ofertas de la española Repsol perdieron frente a las de firmas de menor calado, y las licitaciones de dos campos en aguas someras del Golfo, las más atractivas del lote en oferta, fueron declaradas desiertas.

Las reservas de México van en declive, y la tímida respuesta de las grandes petroleras al tener una oportunidad de ganar una posición en el país es un reflejo de las pocas posibilidades que ven en Pemex para asociarse con ellas.

Pemex esperaba que una licitación exitosa pudiera incrementar su producción en unos 140,000 barriles por día (bpd).

Actualmente, la producción de crudo de Pemex se ha estabilizado en 2.5 millones bpd en promedio, pero sus reservas probadas y probables cayeron casi una décima parte en el 2011 respecto al 2010.

No obstante, Pemex cuenta con una nutrida base de ansiosos acreedores.

Según datos de IFR -un servicio de Thomson Reuters- la emisión de bonos de la petrolera con vencimiento en 2044 por 1,750 millones de dólares, alcanzó más de 6,000 millones de dólares en pedidos, esto a pesar de que la deuda neta de la empresa se disparó casi una cuarta parte sólo el año pasado.

El rendimiento de los bonos de Pemex a 10 años cerró en 4 por ciento, en gran medida por la creencia de los inversionistas de que el Gobierno respaldará a la empresa si cae en problemas.

Esto es muy probable, ya que el Gobierno obtiene de Pemex casi el 40 por ciento de sus ingresos.

Sin embargo, la demanda de efectivo del Gobierno y de los acreedores limita la cantidad que Pemex puede destinar a aumentar su producción.

Para ser una empresa con crudo suficiente para una producción por 10 años más, Pemex necesita ser más inteligente en la extracción petrolera que en la seducción de tenedores de bonos para mantener a un estado gigante. (Traducción Armando Tovar)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below