20 de junio de 2012 / 0:23 / en 5 años

Europa delinea horizonte más claro para unión bancaria, fiscal

* Líderes UE proponen a G20 detalles sobre ambiciones bancarias, fiscales

* Comisión Europea apunta a tener ideas sobre banca listas en septiembre

* Integración fiscal es visión largo plazo, dice funcionario EEUU

* Van Rompuy de la UE ve calendario de 5-10 años para las reformas

Por Luke Baker

LOS CABOS, México, 19 jun (Reuters) - Bajo la presión de los mercados financieros y de ansiosos líderes mundiales, Europa comenzó a darle forma a los planes para una integración económica más profunda, incluyendo pasos antes inimaginables hacia una unión bancaria y una política fiscal más unificada.

Funcionarios europeos delinearon hacia dónde apuntan en las últimas semanas, describiendo sus ideas para fortalecer la unión monetaria europea reformando la supervisión bancaria y trabajando en los próximos años hacia una unión fiscal, que incluiría presupuestos compartidos y políticas impositivas.

En la cumbre del Grupo de los 20 (G20) esta semana en México, los dos funcionarios más importantes de la Unión Europea (UE) por primera vez dieron detalles específicos del rumbo del bloque, incluyendo un holgado calendario para crear una unión bancaria y un plan de más largo plazo sobre política fiscal.

Las ambiciones prometen desatar un intenso debate y fricciones políticas con países como Alemania y Gran Bretaña en desacuerdo sobre cuáles son las medidas realmente viables y qué tan rápido pueden lograrse.

“Hemos recorrido un largo camino en Europa, aprendiendo lecciones de la crisis”, dijo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, durante la cumbre en el balneario mexicano de Los Cabos.

“Pero los desarrollos recientes demuestran que debemos buscar completar la arquitectura de nuestra economía y de la unión monetaria”, agregó.

Una preocupación es que si se intentan mover demasiado lejos y demasiado rápido, los gobiernos y los votantes a lo largo de Europa podrían rechazar lo que muchos ven como una campaña federativa, cediendo mucha soberanía nacional a poderes en Bruselas que no fueron electos.

Si se mueven muy lento, la falta de confianza que los mercados financieros ya tienen en el proceso de decisiones de Europa se exacerbará, y sólo se incrementará la presión de los países del G20 preocupados por las consecuencias para sus propias economías.

PRESIONES DEL G20

El comunicado final de los líderes del G20 no dejó dudas a Europa de qué es lo que se espera, especialmente en lo que hace a una mayor integración bancaria, un área donde los funcionarios de la UE creen que hay más oportunidad de avanzar en los próximos meses.

Subrayando el sentimiento de urgencia, el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió con líderes europeos durante la cumbre para examinar las medidas de corto plazo que la UE planea tomar y las metas de largo plazo, incluyendo los obstáculos políticos que podrían toparse en el camino.

Como dijo un funcionario de la Unión Europea, la acción inmediata está enfocada en cómo armar una unión bancaria, incluyendo garantías a los depósitos y un fondo regional para ayudar a las instituciones en problemas que tienen operaciones en varios países.

La visión de más largo plazo consiste en una integración fiscal completa.

“La unión fiscal es algo que necesariamente requiere un grado de discusión política y legitimidad democrática”, dijo el funcionario, asegurando que se necesitarían complejos cambios a las leyes de la UE. “No puede hacerse de la noche a la mañana”, agregó.

Pero la unión bancaria es algo que los líderes esperan concretar más rápidamente y sería posible bajo los tratados existentes de la UE, aunque Alemania es cauta en ese punto y también sobre la responsabilidad bancaria en general.

También hay una necesidad apremiante para romper el vínculo entre los atribulados bancos europeos y los gobiernos muy endeudados, algo que los líderes esperan que se resuelva con una unión bancaria.

Barroso dio la señal más clara hasta el momento de que la UE intenta moverse rápido con esas medidas, asegurando que la Comisión Europea -el órgano ejecutivo y responsable de proponer leyes en la Unión Europea- presentará su plan en septiembre.

CUATRO PILARES

Los líderes de la Unión Europea discutirán las directrices de las propuestas de unión fiscal y bancaria en una cumbre en Bruselas el 28 y 29 de junio, aunque no se espera que se alcancen decisiones definitivas en el encuentro.

En cambio, es probable que los líderes le pidan al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que desarrolle las ideas más detalladamente, incluyendo qué pasos se pueden tomar, bajo qué autoridad legal y en qué periodo de tiempo.

Van Rompuy luego presentaría sus conclusiones en octubre o posiblemente en diciembre.

“Propondré construir bloques para profundizar nuestra unión económica y monetaria para que podamos mostrarle al resto del mundo y a los mercados que el euro y la zona euro es un proyecto irreversible, y que queremos profundizarlo y darle una fuerte infraestructura política”, dijo Van Rompuy el martes en un mensaje de video publicado en Internet.

El ex primer ministro belga concibe un enfoque paso a paso basado en cuatro pilares: “Integración bancaria, integración fiscal, integración económica y el fortalecimiento de la legitimidad democrática”.

Cuando se le preguntó el lunes cuánto tiempo creía que le llevará a Europa cumplir con sus ambiciones, fue cauto pero indicó que sería menos de los 10 años calculados por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

“En muchos temas podemos ir más rápido”, aseguró. (Editado en español por Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below