SUMMIT-Bolsa de México seduce fondos desencantados con Brasil

jueves 24 de mayo de 2012 16:00 ART
 

* Para ver una edición de esta historia en PDF haga clic en
link.reuters.com/vem48s
    * Flujos hacia bolsa mexicana suben y se reduce brecha con
Sao Paulo
    * Brasil sufre por menor crecimiento, México se ve más
estable
    * Reciente venta acciones golpea más duro a Brasil que a
México

    Por Pablo Garibian y Krista Hughes	
    MEXICO DF, 24 mayo (Reuters) - México está robándole
inversiones a la bolsa de Brasil por la estabilidad que le da su
estrecha sociedad con Estados Unidos, mientras el gigante
sudamericano pierde vapor y se convierte en una apuesta más
riesgosa en tiempos turbulentos.	
    Aunque la bolsa de Sao Paulo tiene tres veces la
capitalización de la de México, los flujos hacia el mercado
mexicano vienen subiendo este año a paso lento, casi borrando la
abismal brecha que los separaba, según datos de EPFR Global.	
    Después de haber sido la niña mimada de los mercados
emergentes por años, comienza a pesar sobre Brasil un cóctel de
factores que van desde la desaceleración de su economía y los
controles a los flujos financieros, hasta sus fuertes vínculos
comerciales con la azotada Europa y la debilitada China.	
    Cuando la semana pasada los inversores se desprendieron
espantados de acciones de mercados emergentes por la crisis
griega, la bolsa de Brasil sufrió una salida de dinero de fondos
de inversión 10 veces mayor a la de la mexicana, mostró EPFR.	
 
         	
    Mientras retoman fuerza los temores por la crisis en la zona
euro y su eventual impacto global, México -que había quedado a
la sombra de Brasil- empezó a brillar por su calma pero
constante expansión económica, las menores regulaciones de sus
mercados y una mayor resistencia a los vaivenes externos.	
    La gradual mejoría en la economía de su principal socio
comercial, Estados Unidos, también es un factor clave. Y la
violenta guerra contra el narcotráfico, que ha dejado alrededor
de 55.000 muertos desde el 2006, aún no pesa en las decisiones
de los inversores ni se refleja en las variables económicas. 	
    El dinero extranjero como proporción de la capitalización
total en la bolsa mexicana es del 32 por ciento. En Brasil no
existen datos comparables con los de México, pero las compras y
ventas de acciones de inversionistas externos representan este
año un 40 por ciento del total.	
    Los flujos extranjeros al mercado accionario mexicano fueron
en el primer trimestre los mayores desde el tercer trimestre del
2009.    	
    "Hemos estado poniendo más dinero a trabajar en México a
expensas de Brasil", dijo Ed Kuczma, analista para los fondos de
acciones de mercados emergentes de Van Eck, que tienen unos 275
millones de dólares en activos.	
    "Los inversores están empezando a ver un ambiente
macroeconómico más favorable en México y uno más desafiante para
Brasil", sostuvo.	
    Brasil, sin embargo, aún tiene un peso de alrededor del 10
por ciento en los dos fondos emergentes de Van Eck frente al 2,4
por ciento de México.	
    	
    MEXICO, ¿MAS RESISTENTE?	
    Después de una impresionante expansión del 7,5 por ciento en
el 2010, Brasil bajó la velocidad y creció un 2,7 por ciento el
año pasado, menos de la mitad del ritmo de Perú, Colombia, Chile
o incluso Ecuador.	
    Otra señal negativa es que la actividad económica se
contrajo durante tres meses seguidos este año. Se espera que el
país sudamericano crezca un 3,3 por ciento en el 2012 y el
Gobierno está anunciando incentivos al consumo. 	
    El destino económico de Brasil se encuentra más ligado a los
volátiles precios de las materias primas que produce y a la
demanda de China, que se está desacelerando. 	
    Para empeorar las perspectivas, Europa es su principal
mercado de exportación y mientras Italia y España han caído en
recesión, Francia comienza a estancarse.	
    México se expandiría entre un 3,25 por ciento y un 4,25 por
ciento, según pronósticos del banco central, gracias a una mayor
demanda de manufacturas de Estados Unidos, mientras crecen las
apuestas a que Washington podría resistir una eventual crisis en
Europa o incluso quedar totalmente deslindado. 	
    Capital Economics publicó la semana pasada un informe en el
que aseguró que la economía mexicana está "bien parada para
soportar los choques externos". 	
    México tiene finanzas públicas sanas y reservas
internacionales rondando niveles récord que le ayudarían a
amortiguar un eventual impacto del exterior.	
    "Creo que hay una sensación generalizada de que México
podría ser más lento y sostenido pero más estable al mismo
tiempo, mientras Brasil ha estado subido a una montaña rusa",
dijo a Reuters Neil Shearing, de Capital Economics en Londres.	
    "Han comenzado a surgir dificultades reales en su modelo de
crecimiento", agregó.	
    A pesar de todo, los inversores en deuda siguen fluyendo
hacia Brasil, según datos de EPFR. Su tasa de interés de
referencia del 9 por ciento es una de las más altas del mundo y
en términos reales rondan el 4 por ciento frente al 1 por ciento
de las mexicanas.	
    Sin embargo, el plan del Gobierno brasileño es reducir ese
enorme diferencial. Este mes anunció una revisión de las reglas
de las cuentas de ahorro nacionales para permitir que las tasas
de interés caigan en los próximos meses.	
    Los inversores que apuestan a las acciones latinoamericanas
también están viendo oportunidades en mercados más pequeños que
tienen una perspectiva de crecimiento económico más acelerado,
como Colombia y Perú. 	
    "Si ves los números recientemente verás que México está
empezando a atraer un montón de dinero que había estado ubicado
en Latinoamérica", dijo a Reuters Alex Ibrahim, jefe de Listados
para América Latina, Bermuda y el Caribe de NYSE Euronext, grupo
que maneja bolsas como la de Nueva York y representa un tercio
del volumen global negociado en acciones.	
    "El dinero en realidad está saliendo de Brasil y yendo a
México, Colombia, Chile, Perú, otros mercados de la región",
agregó. 	
    	
    "EL ENANO MAS ALTO"	
    La desaceleración económica no es la única fuente de
incertidumbre para los inversores en Brasil. Otras recientes
medidas del gobierno de Dilma Rousseff también pesan en sus
decisiones.	
    El Gobierno brasileño ha venido aumentando y ampliando un
impuesto a las transacciones financieras de extranjeros desde el
año pasado para frenar el ímpetu del real, que estaba restando
competitividad a su industria. 	
    "Lograron su deseo con la depreciación del real hacia la
marca de 2 por dólar, esa fue una noticia que atrajo la atención
de un montón de inversores y probablemente llevó a parte de la
salida de capitales que vimos", dijo Kuczma, de Van Eck.	
    Los años de euforia con Brasil llevaron a los precios de las
acciones por las nubes, y según muchos inversionistas subieron
más allá de lo justificable por los fundamentos económicos.	
    "Es muy difícil encontrar ideas de inversión (en Brasil) que
no sean muy caras", dijo Fred Searby, estratega de corporativos
para Latinoamérica en Deutsche Bank.	
    "Hasta cierto punto los problemas que tiene Brasil han
forzado a los inversores a mercados más pequeños, México en
particular y Colombia", comentó.	
    Sin embargo, en México los operadores locales se quejan de
que las valuaciones de las empresas son muy altas comparadas con
sus pares de la región. 	
    Las acciones de la telefónica mexicana América Móvil
 cotizan a un radio de precio-utilidad (PE) de 13,85,
más cara que las de Telefónica de Brasil con 11,75,
según datos de Thomson Reuters.	
    En el sector de banca, los papeles del mexicano Grupo
Banorte cotizan a un PE de 14,18 mientras que los
de Itaú Unibanco en Sao Paulo lo hacen a un 9,46.	
    Y en el sector construcción las empresas mexicanas también
tienen mayores valuaciones.	
    A eso se suma la desventaja de que el mercado accionario
mexicano es poco líquido, tiene menos volumen y variedad para
invertir porque pocos sectores industriales cotizan. Aún así, le
lleva varios cuerpos de ventaja al resto de mercados más
pequeños latinoamericanos.	
    Algunos inversores creen que son precios que hay que pagar
por una perspectiva de mayor estabilidad macroeconómica. 	
    "Hay tanto dinero dando vuelta, ¿dónde lo vas a poner?",
dijo un estratega de un fondo importante que pidió omitir su
nombre. "Es la competencia del enano más alto, todos son chicos
(...) pero tienes que escoger a uno. ¿Qué vas a elegir? Eliges
al más alto", sostuvo.	
    	
    SIN TRABAS	
    Las autoridades de la bolsa mexicana aseguran que esas
desventajas de su mercado se compensan con un marco regulatorio
más amigable para los inversores, muy similar al de Estados
Unidos y Europa.	
    A diferencia de Brasil, en la bolsa de México no es
necesario que los clientes finales estén registrados ante la
autoridad de depósitos y pueden operar sin mayores trámites con
intermediarios. Tampoco pagan impuestos a ganancias de capital. 	
    "Hace que el inversionista extranjero se sienta cómodo y que
sea una barrera muy importante menos que tiene que superar para
operar valores en México. Concretamente contra Brasil es mucho
más fácil", dijo a Reuters Jorge Alegría, director del Mercado
de Derivados de la Bolsa Mexicana de Valores.	
    En Brasil, las empresas mineras y petroleras son vulnerables
a una reversión en los precios de las materias primas y sus
constructoras, empresas financieras y bancos podrían sufrir si
la expansión del crédito termina siendo excesiva.	
    Del otro lado de la balanza, los gigantes globales mexicanos
como América Móvil de Carlos Slim, la panificadora Grupo Bimbo
 o la cementera Cemex podrían mostrar un
crecimiento mayor al esperado. 	
    El principal índice accionario de Brasil, el Bovespa
, se desplomó este mes un 11,6 por ciento y tocó su peor
nivel en seis meses. En lo que va del año registra una caída del
3,76 por ciento, aún menor a la pérdida de más del 8 por ciento
del índice de acciones latinoamericanas MSCI. 	
    Durante las primeras tres semanas de mayo, hubo salida netas
de fondos extranjeros de la bolsa brasileña por 2.543 millones
de reales (1.233 millones de dólares), según cifras del Bovespa.
Pero el balance en lo que va del año todavía es positivo con
entradas netas por 1.300 millones de dólares.	
    México también sufrió un retroceso en su índice líder, el
IPC, de 5,2 por ciento este mes. Pero a diferencia de
Brasil, desde el inicio del año acumula una ganancia de casi el
1 por ciento. 	
    Y los flujos extranjeros hacia la bolsa mexicana suman casi
2.000 millones de dólares en lo que va del 2012, según el banco
central. 	
    "Finalmente lo que estás tú como inversionista pagando es
una expectativa de crecimiento mayor", dijo Alegría, de la Bolsa
Mexicana de Valores. "Yo creo que eso en México hoy en día (...)
lo tienes".	
	
 (Reporte adicional de Michael O'boyle en Ciudad de México,
Asher Levin y Guillermo Parra-Bernal en Sao Paulo. Editado por
César Illiano)