BREAKINGVIEWS-Es un momento grandioso para comprar acciones

viernes 30 de diciembre de 2011 09:21 ART
 

(El autor es columnista de Breakingviews. Las opiniones
expresadas son personales)	
    Por Robert Cole	
    LONDRES, 30 dic (Reuters) - Es el dicho más antiguo
del manual de inversión: comprar barato y vender caro. Pero con
las acciones globales en su nivel más bajo en una generación,
los inversores que confían en las acciones son una especie rara.	
    En 1999, los compradores de acciones estaban por todos
lados, peleándose entre ellos por cualquier variedad vieja de
acciones, así como por los títulos de muchas de las nuevas
firmas de internet. Inclusive un inversor conservador, uno que
adquiría una cartera diversificada de títulos del S&P 500, la
habría comprado a un precio que superaría las ganancias futuras
en 20 veces. Ahora el ratio precio/ganancias futuras apenas
supera las 11 veces. 	
    Los que compraron a altos precios, allá por el cambio de
siglo, no han perdido tanto como podría creerse. Los incrementos
en las ganancias corporativas han amortiguado el dolor provocado
por la compresión de los múltiplos de valoración. 	
    Y los pagos de dividendos han impulsado los retornos
totales. El valor total de un portafolio de 1.000 dólares en
acciones del S&P 500 adquiridas unos 11 años atrás actualmente
está en territorio positivo en términos nominales -pese a las
crisis ocurridas en ese período.	
    Un nuevo calculador de Breakingviews muestra qué ocurriría
si en los próximos años los múltiplos de valoración vuelven a
subir. 	
    Supongamos que un inversor entra al mercado con múltiplos de
11 veces las ganancias y vende en un plazo de cinco años con un
ratio de 15 veces, que es el promedio de 25 años del S&P 500.	
    Supongamos también que las compañías logran incrementar sus
ganancias por acción a una tasa anual de un 5 por ciento. Los
pesimistas podrían pensar que eso es optimista -y en el corto
plazo podría ser. Pero las tendencias de largo plazo sugieren
que esa es una presunción modesta.	
   
 	
    Mil dólares invertidos ahora tendrían un valor superior a
los 1.740 dólares en cinco años. 	
    Los dividendos, actualmente un rendimiento del 2,6 por
ciento en el índice S&P 500, sumarán un estímulo adicional. Pero
la inflación reducirá la ganancia real. Asumiendo que un 2,5 por
ciento es un tasa razonable para la inflación, eso diluiría los
dividendos.  	
    Las acciones son, obviamente, riesgosas. 	
    La historia podría no repetirse. Los bancos globales podrían
quebrar, las divisas podrían caer en espiral, la pobreza podría
descender sobre los consumidores del mundo y los mercados
podrían sufrir un largo invierno financiero.	
    Pero los ahorristas lo suficientemente optimistas para creer
que volverán tiempos mejores dentro de unos pocos años deberían
apostar a que la apatía dure un poco más aún. Es un tiempo
grandioso para comprar acciones.	
	
 (Editado en español por)