Márgenes estrechos de crudo empañan fiesta de operadores

viernes 24 de febrero de 2012 11:01 ART
 

Por Emma Farge

LONDRES, 24 feb (Reuters) - Los volúmenes sin precedentes de intercambio de petróleo y un precio del crudo de casi 125 dólares por barril no significaron ganancias históricas para los operadores que se reunieron en los últimos días en los mejores hoteles de Londres para el foro de la Semana Internacional del Petróleo.

La principal comercializadora de petróleo, Vitol, registró los volúmenes de intercambio más altos en su historia e ingresos de casi 300.000 millones de dólares pero como todas las comercializadoras más importantes, excepto Glencore, no devela sus ganancias.

Operadores y ejecutivos que deambularon entre las más de 30 fiestas de la industria esta semana dijeron que los márgenes de ganancias por barril de petróleo vendido están cerca de sus puntos históricos más bajos, lo que los lleva a vender más cargamentos por menos dinero y a luchar por sus primas.

"El nuestro es un negocio de volúmenes. Hay mucho volumen y, por desgracia, márgenes pequeños. Creo que esa es una de nuestras preocupaciones", dijo Ian Taylor, el presidente ejecutivo de Vitol, a Reuters en una entrevista.

Operadores dijeron que en un contrato petrolero muchas veces sólo logran ganar 10 centavos por barril, comparado con varios dólares durante los días dorados de la década de 1970.

"Incluso en la década de 1990 uno podía ganar entre 50 centavos y un dólar. Ha cambiado. Simplemente ya no existen las mismas oportunidades", dijo un operador con sede en Ginebra que llegó para participar de la reunión anual de la Semana Internacional del Petróleo.

Otro gerente, de una comercializadora de materias primas con sede en Londres, dijo que hace poco felicitó a un operador por un margen de 50 centavos, sólo para descubrir que no se habían considerado los costos de seguros.

"A estos niveles, si uno es afectado por un problema de exceso de estadía portuaria o algo así, repentinamente el margen desaparece", dijo un operador de productos refinados, mientras tomaba champaña Louis Rouderer de la cosecha del 2009 en una fiesta esta semana.

"Quiero cambiar por el crudo porque los buques son más grandes y uno puede manejar volúmenes más grandes", señaló. (Reporte de Emma Farge, reporte adicional de Jessica Donati y Dmitry Zhdannikov)