Corea del Sur compra más oro en noviembre, sigue a otros países

viernes 2 de diciembre de 2011 09:46 ART
 

Por Yoo Choonsik y Rujun Shen

SEUL/SINGAPUR, 2 dic (Reuters) - El banco central de Corea del Sur dijo el viernes que compró oro en noviembre por segunda vez en el año para diversificar sus reservas de divisas, con lo que se sumó a sus pares en otros países en búsqueda de protección contra la inestabilidad financiera y la inflación.

Los bancos centrales en todo el mundo, especialmente en las economías emergentes, han acelerado sus compras de oro en los últimos meses, duplicando con creces la adquisición del metal en el tercer trimestre, a 148,4 toneladas, según el Consejo Mundial del Oro.

"Compramos el oro como parte de nuestra estrategia de diversificación y en base a consideraciones de inversión a largo plazo," dijo a periodistas Lee Jung, un funcionario del grupo de gestión de reservas del banco.

El Banco de Corea compró 15 toneladas de oro por 850 millones de dólares en noviembre, tras adquirir 25 toneladas por 1.240 millones de dólares entre junio y julio en sus primeras compras en más de una década.

De esta manera, la entidad elevó sus tenencias totales de oro a 54,4 toneladas.

El banco central de la cuarta mayor economía de Asia aún mantiene sólo una pequeña porción de sus reservas de más de 300.000 millones de dólares en oro, aunque ahora el metal representa un 0,7 por ciento de sus reservas totales, en alza frente al 0,026 por ciento en junio.

Lee se negó a decir si el Banco de Corea intentaba elevar sus tenencias de oro, pero agregó que sus esfuerzos para diversificarse frente a dólares y títulos era una estrategia de largo plazo.

Los cálculos de Reuters muestran que el Banco de Corea pagó alrededor de 1.750 dólares por onza en promedio para la compra, comparado al precio al contado promedio de alrededor de 1.740 dólares para el mes.

Los bancos centrales en diferentes países, desde Rusia y Tailandia a México y Colombia, han estado elevando sus tenencias de oro en medio de dudas sobre la estabilidad del dólar estadounidense como la principal moneda de reserva en el mundo y con una inflación que permanecería alta. (Editado por Juan Lagorio)