29 de septiembre de 2011 / 3:03 / en 6 años

Argentina no sufrirá en 2012 por obstáculos de EEUU a préstamos

* Washington votó contra préstamos a Argentina en el BID

* Créditos fueron aprobados pese a oposición de EEUU

* EEUU quiere que Argentina respete fallos arbitrales

* Fuentes Gobierno dicen préstamos 2012 están asegurados

BUENOS AIRES, sep 28 (Reuters) - La decisión Washington de votar contra los préstamos a Argentina de bancos de desarrollo multilaterales no afectará al financiamiento del país para el año 2012, dijo el miércoles una fuente del Gobierno argentino.

La semana pasada, Marisa Lago, secretaria asistente del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, dijo al Congreso que su Gobierno había votado en contra de un préstamo de 230 millones de dólares para Argentina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para enviar el mensaje de que el país debe cumplir con sus obligaciones internacionales.

Ella dijo que Washington seguiría votando contra tales préstamos en el BID y en el Banco Mundial.

“El impacto que (la estrategia de Estados Unidos) eventualmente podría tener en las votaciones del organismo no tiene impacto en 2012. Porque todos los desembolsos previstos para 2012 ya fueron aprobados por los directorios de todos los organismos”, dijo una fuente del Gobierno argentino a periodistas, agregando que los préstamos para el próximo año suman unos 2.300 millones de dólares.

La medida de Estados Unidos habría sido motivada por las demandas de Azurix Corp., que dice que Argentina se rehúsa a honrar un fallo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial para que compense a la firma por revocar prematuramente una concesión de aguas por 30 años durante la crisis económica del país del 2001 al 2002.

En el 2002, Argentina devaluó su moneda después de 10 años de mantener una paridad con el dólar y también puso las tarifas de las compañías de servicios públicos en pesos, enfadando a las firmas privadas, muchas de ellas multinacionales.

El país también incumplió ese año el pago de unos 100.000 millones de dólares en deuda soberana.

Los acreedores que rechazaron las reestructuraciones de Argentina por la deuda impaga en 2005 y 2010, y que han obtenido fallos favorables de cortes estadounidenses que han sido eludidos por el país sudamericano, también han cabildeado para que el Gobierno de Estados Unidos aumente la presión sobre Buenos Aires.

Lago dijo la semana pasada al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que Washington está preocupado porque Argentina no ha cumplido con los fallos del CIADI y su “falta de voluntad para acercarse a su acreedores”.

Refiriéndose a una reunión del 14 de septiembre del BID, dijo: “Nosotros votamos ‘no’ para enviar un mensaje sobre nuestras preocupaciones acerca de esto, nosotros seguiremos votando ‘no’ a los préstamos para Argentina en los bancos de desarrollo multilaterales y buscaremos con ansias el trabajar con otros donantes que podrían compartir nuestras preocupaciones”.

“Nosotros valoramos al CIADI, nosotros creemos que los países necesitan cumplir sus obligaciones internacionales”, declaró Lago.

Abogados de Azurix también pidieron al Gobierno de Estados Unidos que se abstenga de apoyar la solicitud de Argentina para reestructurar los entre 8.000 y 9.000 millones de deuda impaga que debe al Club de París de países prestamistas ricos.

El viceministro de Economía de Argentina, Roberto Feletti, no respondió directamente a una pregunta relativa al potencial impacto de la nueva postura de Washington en las negociaciones con el Club de París.

Pero dijo que tenía un “impacto neutro” en la entrega de préstamos del BID.

“Los hechos muestran que en el BID, los créditos para Argentina fueron aprobados a pesar del voto negativo de Estados Unidos -uno el 14 de septiembre y el otro ayer”, dijo Feletti el martes.

“El impacto es neutro, no hay restricciones a los préstamos que Argentina ha solicitado al BID”, agregó.

Reporte de Hilary Burke y Magdalena Morales; Editado en Español por Ricardo Figueroa y Guido Nejamkis

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below