ANALISIS-Política económica Argentina no cambiaría sin Kirchner

viernes 29 de octubre de 2010 18:26 ART
 

 * Alza de mercados podría haber sido exagerada
 * Auge de economía permitiría a Fernández mantener el curso
de la política


 Por Hugh Bronstein
 BUENOS AIRES, oct 29 (Reuters) - Los mercados financieros
podrían haber reaccionado exageradamente esta semana, cuando
subieron tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner,
cuyas políticas intervencionistas eran aprobadas por muchos
argentinos pero resistidas por Wall Street.
 Kirchner, que al momento de su muerte sonaba como candidato
para las próximas elecciones presidenciales previstas para
octubre del 2011, era visto como el cerebro de la política
económica del actual Gobierno, comandado por su esposa y
sucesora, Cristina Fernández.
 Los precios de los bonos soberanos subieron por las
expectativas de que el país tome un rumbo más amigable con los
mercados y de que la muerte de Kirchner dé a otros candidatos
chances para los comicios de octubre de 2011 o fuerce a
Fernández a moderar sus políticas ante la falta de su principal
socio político.
 Pero alentada por el fuerte crecimiento económico y la
popularidad que podría capitalizar tras la muerte de Kirchner,
Fernández podría también optar por tomar una postura más
agresiva para mostrar autoridad.
 Los diferenciales de los bonos argentinos cayeron 61 puntos
básicos desde que Kirchner murió el miércoles, marcando una
caída en la percepción de riesgo, de acuerdo con el índice
EMBI+ de JP Morgan 11EMJ.
 Analistas dicen que la subida fue exagerada, haciendo
trepar los precios por una posible corrección de corto plazo
aún cuando permanece la tendencia al alza para este año.
 "La sorpresa de la tragedia alentó expectativas reprimidas.
Pero cuando reflexionen más profundamente, los inversores se
van a dar cuenta de que no va a cambiar mucho en el corto plazo
en lo que respecta al panorama político y económico", dijo Gary
Kleiman, de la consultora de mercados emergentes Kleiman
International, con base en Washington.
 "Y tienen que analizar la posibilidad de que el apoyo de la
gente podría solamente reforzar el status quo. Podemos
anticipar correcciones de corto plazo en el mercado para esta
subida", agregó.
 Con la tercera economía latinoamericana creciendo un 9 por
ciento este año, Fernández podría tener pocas razones para
cambiar sus políticas intervencionistas y su estilo combativo,
que despiertan dudas entre los inversores pero que permitieron
que prosperara la sociedad política que compartía con su
esposo.
 "Fue notable que los mercados coincidieran todos
inicialmente en que era todo bueno", dijo el viernes el
consultor político Freddy Thomsen, con base en Buenos Aires.
 "Me soprendería ver grandes cambios porque eso sugeriría
que ella estaba en desacuerdo con lo que él estaba haciendo
mientras estaba vivo", agregó.


 INCERTIDUMBRE POLITICA
 Kirchner era considerado por muchos como el que sacó al
país de la crisis económica del 2001-2002. Además, diseñó la
renegociación de la deuda impaga de Argentina en el 2005.
 Su muerte sumerge al país en la incertidumbre política.
 Pero la deuda soberana de Argentina podría continuar la
tendencia vista este año de altos precios, dado que
inversionistas buscan los grandes retornos que ofrece, al igual
que la de países como Pakistán, Ucrania y Venezuela.
 "No tienes muchos países en la categoría de alto
rendimiento como para escoger, por lo que Argentina puede
continuar creciendo", dijo Claudia Calich, gerente senior de
portafolio en la firma INVESCO, en Nueva York.
 Los precios locales e internacionales de los bonos
argentinos han subido un 19 por ciento en el 2010, en medio de
un fuerte ingreso de flujos a ese sector.
 "Si Cristina fuera a cambiar sus políticas hacia una
dirección más ortodoxa, eso impulsaría una escalada incluso más
fuerte", afirmó Calich. "Pero yo no estoy apostando a eso y
tampoco lo está haciendo el mercado", afirmó.
 Los inversionistas observarán de cerca si Fernández se
rodea de asesores con actitudes más amigables hacia el sector
privado o si en su lugar escoge acercarse aún más a aliados de
confianza.
 Medios locales que son considerados como hostiles a los
Kirchner reportaron esta semana que el ministro de Economía
Amado Boudou podría ser reemplazado por el ministro de
Planificación Julio De Vido, al que se le considera un
"kichnerista" de línea dura. Pero una fuente del Gobierno negó
esa versión.
 La intriga continuará mientras los jugadores políticos se
mueven para llenar el vacío dejado por Kirchner, quien nunca
dio señales de bajar el ritmo a  pesar de las dos
intervenciones arteriales a las que fue sometido este año.
 "Es improbable que Cristina sea tan antipática como fueron
los Kirchner como equipo, pero también es improbable que adopte
políticas de mercado amigables", dijo Jim Barrineau, un
estratega de ICE Canyon, un fondo de cobertura de mercados
emergentes de 2.000 millones de dólares.
 "Lo probable es que Cristina sola no sea tan antipática
como fueron los Kirchner como equipo, pero tampoco es probable
que adopte políticas de mercado amigables", dijo Jim Barrineau,
un estratega de ICE Canyon, un fondo de cobertura de mercados
emergentes.
 "El próximo año habrá elecciones (...) y es probable que
ella aumente el gasto público de cara a los comicios", agregó.
 (Reporte adicional de Helen Popper, Jorge Otaola y Walter
Bianchi; Editado por Inés Guzmán)