28 de abril de 2010 / 14:51 / hace 7 años

COLUMNA-Deje de preocuparse y ame a los mercados emergentes:Saft

(James Saft es un columnista de Reuters. Las opiniones expresadas en la siguiente nota son personales)

Por Jim Saft

HUNTSVILLE, EEUU, abr 28 (Reuters) - Mejor crecimiento, menos deuda y lo que se perfila como un muy pequeño desequilibrio entre oferta y demanda convierten a los mercados emergentes en algo muy atractivo en relación con el mundo desarrollado.

Ciertamente, China podría quejarse de vez en cuando, y sí, hay posibilidad de quedar atrapado en algún momento en el lado incorrecto de una burbuja que se desinfla, pero el mundo en que vivimos está hecho de auges y caídas.

Quedarse en el mundo desarrollado podría significar ser atropellado por el proverbial tren griego en su camino de salida del euro o ver cómo la cartera de activos es abatida por los justicieros del mercado de bonos.

Y como apuntó el Fondo Monetario Internacional la semana pasada, los retornos de los mercados emergentes han estado mejor sobre una base ajustada por la volatilidad, tanto durante la recesión como en la recuperación.

Piensen en esto: históricamente el trueque equilibrado en los mercados emergentes ha sido que uno trata de capturar una porción de crecimiento económico superior, pero debe soportar los riesgos de una volatilidad más alta y una mayor posibilidad de ser abusado como inversor por los entramados intereses locales.

Bueno, la ecuación volatilidad/recompensa es ahora aparentemente mejor en los mercados emergentes y, la última vez que me fijé, fueron las hipotecas subprime en Estados Unidos, no los bonos corporativos indonesios, los que formaron el colateral subyacente en el que se fundamentó el famoso acuerdo Abaco de Goldman Sachs.

Incluso algunas estadísticas de evaluación pueden ser reunidas en apoyo a los mercados emergentes. Las acciones en China y Brasil están, por algunos mediciones, vendiéndose en múltiplos más bajos de las ganancias proyectadas para el 2010 que las de Estados Unidos, por increíble que parezca.

El conocido inversionista de valores Jeremy Grantham, de GMO, apuesta por los mercados emergentes, aunque parece casi avergonzado:

“Dentro de mi portafolio personal, tengo una preferencia más firme por las acciones de mercados emergentes ya sobrevaloradas de la que tienen mis colegas de GMO, y en realidad más de la que debería como dedicado administrador de valores (...) El atractivo del mayor crecimiento del PIB de los emergentes frente a la lenta expansión de Estados Unidos o los países desarrollados resulta tan convincente como sospeché, y detestaría perder alguna participación moderada en mi única predicción de burbujas”, escribió Grantham en una carta a los accionistas.

Menos deuda, en particular menos deuda del Gobierno, es una ventaja clave para los mercados emergentes en los próximos meses y años. Mientras la deuda bruta pública como porcentaje del PIB superará el 100 por ciento entre los países industrializados del el G-20 entre este año y el 2014, para sus pares emergentes la tendencia es a la baja.

Eso es importante por dos razones. Primero, implica que los mercados emergentes no enfrentan el riesgo de una crisis de deuda soberana al mismo grado, y en segundo lugar, si la recuperación flaquea, como también podría pasar, tienen más margen para gasto de estímulo.

CUANDO UN FLUJO SE CONVIERTE EN INUNDACION

Así, los fundamentos son bastante muy fuertes, pero cualquiera que estuviera vivo y despierto en la última década se dará cuenta que buenos fundamentos y cuatro dólares le servirán para una taza de café en Starbucks. Lo que los emergentes han estado demostrando es una expectativa razonable de fuertes flujos de inversión combinados con una débil emisión de activos invertibles.

Los flujos de inversión de portafolio de los mercados desarrollados a los emergentes ya son fuertes y para un administrador de fondos de pensiones sentado en California o Iowa la tentación de ir apostando cada vez más a los mercados emergentes será fuerte. Será difícil lograr continuamente un 8 por ciento con un crecimiento mundial del PIB de un 2 por ciento, y con tantos planes de pensiones locales, de los estados y de compañías enfrentando grandes déficits, saltar la cerca para sumergirse en los mercados emergentes probablemente se haga algo más común.

Combine este flujo estructural con un problema de capacidad estructural y los precios podrían moverse bruscamente. Mientras que las acciones británicas equivalen a cerca de un 115 por ciento del PIB y las estadounidenses un poco más de un 80 por ciento, sencillamente no hay tantos activos que se puedan comprar fácilmente en los mercados emergentes.

En el índice amplio de acciones MSCI, las acciones chinas apenas equivalen un 14 por ciento del PIB de China, con Rusia e Indonesia sólo con 12 por ciento. Pero no hay que preocuparse, vengan a la burbuja, China y los otros harán más activos que se podrán comprar fácilmente, pero el camino de ascenso podría ser temible.

Y finalmente está el tema de dónde van las grandes corrientes de dinero de los bancos cuando finalmente salen de casa.

Para Ben Bernanke la pregunta clave es cuándo pisará el freno en respuesta a los bancos de que comience a poner el dinero en movimiento en lugar de estacionarlo en la Reserva Federal. El continuo alto desempleo y el flojo crecimiento dificultarán que la Fed jale pronto el gatillo y siempre existe la posibilidad de que el dinero vuelva a ser puesto a trabajar no en Estados Unidos, donde llevaría directamente a la inflación en ese país, sino en otras partes, como en los mercados emergentes. El fuego se encuentra con la gasolina.

Todas las burbujas de activos internacionales son distintas pero todas son iguales en cierto sentido: tienen una buena historia. Esta podría ser una de las mejores.

En el momento de la publicación James Saft no poseía ninguna inversión directa en títulos mencionados en este artículo. Podría ser dueño indirectamente como inversor en un fondo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below