Obama pide apoyo bipartidista para plan empleo de 30.000 mln dlr

martes 25 de mayo de 2010 13:09 ART
 

WASHINGTON, mayo 25 (Reuters) - El presidente estadounidense Barack Obama, buscando impulsar el empleo en un año electoral, instó el martes al Congreso a aprobar un paquete de 30.000 millones de dólares para que el crédito fluya hacia la pequeña empresa, con lo que espera que aumenten las contrataciones.

Obama, quien ha sido criticado por sus opositores por supuestamente no hacer lo suficiente para generar la creación de empleos, propuso el plan en febrero.

"Estoy instando al Congreso a que apruebe el paquete de empleos para la pequeña empresa tan pronto como sea posible", dijo Obama en comentarios preparados para pronunciar en la Casa Blanca.

"Insto a ambas cámaras a actuar sobre estas propuestas tan pronto como sea posible. Esto no debería ser un asunto bipartidista", agregó.

Obama no hizo mención al panorama de la economía o sobre el estado actual de los mercados financieros en el texto de su discurso. Las acciones caían fuertemente en Wall Street en medio de preocupaciones en torno a los bancos europeos y el alto costo del financiamiento a corto plazo.

La Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Préstamos a la Pequeña Empresa por votación de 42-23 la semana pasada sin el apoyo republicano. La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, dijo que la legislación sería sometida pronto al pleno de los legisladores.

Obama, quien se reunirá con senadores republicanos más tarde el martes para discutir su agenda legislativa, está ansioso por demostrar que su Gobierno está centrado en el empleo.

La tasa de desempleo de Estados Unidos se ubica en 9,9 por ciento y será un factor dominante para los votantes en las elecciones de medio término del Congreso en noviembre, donde los republicanos esperan recuperar el control de la Cámara que mantienen los demócratas de Obama e incrementar la representación en el Senado.

El plan contempla inyecciones de capital del Gobierno a bancos independientes. A cambio de ello, los bancos pagarían al Gobierno un dividendo, pero la tasa del dividendo se reduciría a medida que se incremente el préstamo a las pequeñas empresas.   Continuación...