24 de noviembre de 2010 / 18:43 / en 7 años

SUMMIT-Infraestructura Brasil corre detrás de auge economía

* Cuellos de botella en infraestructura podrían detener el crecimiento de Brasil

* La presidenta electa Rousseff debe mejorar la regulación

Por Brian Ellsworth

RIO DE JANEIRO, Nov 24 (Reuters) - Brasil puede ser uno de los más exitosos mercados emergentes del mundo, pero hay al menos un área en la que no está aún lista para la gran audiencia: infraestructura.

La presidenta electa, Dilma Rousseff, deberá realizar vastas mejoras regulatorias y estimular los incentivos para la inversión del sector privado en caminos, puertos y aeropuertos si Brasil quiere mantener el crecimiento impulsado por las materias primas de los últimos años.

Esas fueron las conclusiones de los líderes de negocios de Brasil de sectores como bienes raíces, energía y banca que disertaron en el Foro de Reuters sobre inversión en Brasil realizado en Sao Paulo, Brasilia y Río de Janeiro.

“Los actuales cuellos de botella castigan a la competitividad de las compañías brasileñas,” dijo Luciano Coutinho, presidente del banco estatal de desarrollo BNDES.

“Una de las cosas más importantes por hacer es mejorar la eficiencia de la economía mediante la inversión en infraestructura”, agregó.

Esos cuellos de botella son más evidentes cada día.

Los campos de Brasil producen grano el doble de rápido que en el resto del mundo, pero llevar ese grano al puerto a través de los caminos no pavimentados puede costar casi la mitad de su valor.

Muchos depósitos de minerales permanecen vírgenes ante la falta de líneas ferroviarias para transportarlos a los mercados.

Los inversionistas que llegan al país atraídos por los sofisticados mercados financieros luchan para viajar entre las principales ciudades, puesto que la congestión deja a los aeropuertos en un caos.

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Grafico sobre infrastructura Brasil:

link.reuters.com/qyt23p

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Estos problemas no impedirán a Brasil emerger como una de las economías más importantes del mundo, dijo Edemir Pinto, presidente ejecutivo del operador cambiario BM&FBovespa (BVMF3.SA).

“Pero podrían tomar más tiempo. en lugar de cuatro o cinco años, podría tomar diez a once años”, para que Brasil se convierta en una de las principales economías del mundo, dijo.

Los problemas de la infraestructura del país quedan expuestos con el lento ritmo de los preparativos para el campeonato Mundial de Futbol del 2014.

Muchos presagian problemas también para las Olimpíadas de 2016, que se harán en Rio de Janeiro.

Rousseff, que asume sus funciones el 1 de enero, ya ha trazado un plan de inversión de 1 billón de dólares para que la infraestructura esté en concordancia con los competidores de las naciones de los mercados emergentes, tales como India, Rusia, y China.

Pero la gran burocracia de Brasil y el lento otorgamiento de licencias ambientales harán difícil acelerar los lentos proyectos de desarrollo - una hazaña que eludió el predecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva.

El gobierno de Rousseff podría crear una asociación con empresas privadas para incentivar la inversión privada, dijo Roberto Setúbal, presidente ejecutivo de Itaú Unibanco (ITUB4.SA).

“Otro problema es como Brasil habrá de financiar esta infraestructura, no creo que el sector público tenga la capacidad y la agilidad para hacerlo”, dijo.

Atraer financiamiento privado habrá de requerir un mayor respeto por las concesiones y menos intervención de los políticos, dijo Robson Andrade, jefe de la Confederación de la Industria Nacional de Brasil.

En especial cuando se refiere a expandir las deterioradas rutas de Brasil, de las cuales solo el 12 por ciento está pavimentado.

“Se va a una subasta pública con reglas claras. Se invierte y uno se comporta tal como dice la ley, y entonces se presenta algún gobernador a cuestionar qué es lo que está haciendo y el proyecto es detenido”, se quejó Andrade.

La red irregular de vías férreas y los puertos hacen que Brasil gaste aproximadamente el doble que Estados Unidos en transporte como porcentaje del Producto Interno Bruto.

Eso drena la competitividad de una economía que depende ampliamente de las ventas de materias primas tales como hierro, soja y algodón.

Reporte adicional de las oficinas de Brasilia, Sao Paulo y Rio de Janeiro; Editado en español por César Illiano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below