23 de noviembre de 2010 / 19:41 / hace 7 años

ACTUALIZA 2-Fed, dividida, ponderó alivio monetario aún mayor

7 MIN. DE LECTURA

(Actualiza con citas, antecedentes, comentario analista)

Por Pedro da Costa y Mark Felsenthal

WASHINGTON, nov 23 (Reuters) - Las perspectivas económicas más débiles llevaron a la Reserva Federal de Estados Unidos a considerar opciones aún más drásticas para estimular a la economía antes de decidir la compra de bonos por 600.000 millones de dólares.

Según las minutas de la última reunión de política monetaria conocidas el martes, que mostraron un decidido pero dividido banco central, los funcionarios de la Fed revisaron bruscamente a la baja sus pronósticos de crecimiento económico del próximo año, y estimaron un desempleo en niveles significativamente más altos de lo que previeron en junio.

La mayoría de los participantes del Comité Federal de Mercado Abierto, el brazo que fija las políticas de la Fed, respaldó el plan de elevar las compras de activos en un intento por rebajar las tasas de interés de largo plazo y tratar de apuntalar a la actividad económica.

Pero minutas de una inusual e imprevista reunión sostenida mediante videoconferencia el 15 de octubre, mostraron una amplia variedad de perspectivas.

En la reunión los consejeros debatieron un conjunto de nuevas vías de políticas, como la posibilidad de poner una meta de un nivel específico a los rendimientos de los bonos y mejorar las comunicaciones para instituir boletines de noticias por parte del presidente Ben Bernanke.

La economía estadounidense creció en un 2,5 por ciento en el tercer trimestre, según informó el Departamento de Comercio el martes, algo más que la estimación anterior de un 2 por ciento, pero aún no lo suficiente como para acotar la tasa de desempleo del 9,6 por ciento.

Evaluando el futuro, las estimaciones de los funcionarios de la Fed para la expansión en el 2011 van desde un 3 a un 3,6 por ciento, una baja considerable desde las estimaciones de junio de un 3,5 a un 4,2 por ciento.

El desempleo seguirá cerca del 9 por ciento por buena parte del próximo año, y todavía podría estar sobre un 8 por ciento a fines del 2012.

Los funcionarios estimaron que la tasa de desempleo aún se mantendría cerca de un elevado 7 por ciento en el 2013.

Para el presidente Barack Obama, quien se presentaría a la reelección en el 2012, los pronósticos sombríos representan noticias inoportunas.

Las minutas de la Fed describieron la medida de noviembre como parte de una política de seguridad contra la amenaza de una mayor desinflación, y un potencial e incluso corrosivo brote deflacionario.

Sin embargo, el reporte ofreció pocos datos sobre lo que podría llevar a la Fed a extender o acortar su plan de compra.

Los mercados bursátiles retrocedieron el martes por la inquietud sobre los problemas de deuda de Irlanda y los temores de que Portugal y tal vez España podrían enfrentar dificultades para financiar sus déficits fiscales.

El Dow Jones .DJI retrocedía un 1,25 por ciento en su cierre extraoficial.

Los inversores recurrieron a la seguridad de los bonos del Gobierno estadounidense, recortando parte de las ganancias recientes en los rendimientos vistas por algunos analistas como una señal de que el plan de compra de bonos de la Fed no estaba dando resultado.

Division Entre Funcionarios

No todos los miembros de la Fed creyeron que la nueva política, que ha generado controversia en el país y en el exterior, ayudará a sacar a la economía de su letargo, según mostraron las minutas.

"Fue una sorpresa cuán dividida estuvo la Fed", dijo Mark Vitner, economista de Wells Fargo en Charlotte, Carolina del Norte. "Claramente la decisión fue impulsada por Bernanke. Aunque la Fed es un grupo deliberativo, ésto también debilita la efectividad del programa", agregó.

De hecho, "varios" participantes pensaron que con un incremento adicional en el crédito de la Fed al sistema bancario, ya en torno a los 2,3 billones de dólares tras una serie de medidas de emergencia adoptadas durante la crisis financiera, se corría el riesgo de una inflación futura.

La decisión de la Fed de extender su política poco convencional ha sido criticada por republicanos y algunos economistas, quienes creen que se acerca al límite de la política fiscal y podría debilitar la estabilidad de precios.

En el exterior, la decisión del banco central ha generado preocupación respecto a la excesiva apreciación de algunas monedas o posibles burbujas de activos que podrían volver a golpear a la economía global.

Funcionarios de la Fed parecieron divididos en este aspecto. Algunos dijeron que la depreciación del dólar, sumada a precios más firmes de los activos a consecuencia de las políticas de la Fed, beneficiarían a las condiciones económicas domésticas.

Otros, sin embargo, fueron menos entusiastas.

"Algunos participantes hicieron notar preocupaciones de que la expansión del balance de la Reserva Federal podría generar una presión bajista no deseada sobre el valor del dólar", indicaron las minutas.

Un pasaje puntual de las minutas capturó muy bien las divisiones internas, que podría hacer más difícil para el comité extender sus políticas de estímulo si decide hacerlo. El programa actual de compras de bonos vence en junio.

"Unos pocos participantes esperaban que la continua falta de recursos lleve a algo más de desinflación en los próximos años", según las minutas.

"Sin embargo, otros pensaban que la postura excepcionalmente expansiva de la política monetaria, junto con las alzas de precios de la energía y otras materias primas (...) hace más probable que la inflación pueda incrementarse", agregaron las actas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below