23 de mayo de 2011 / 13:56 / en 6 años

RPT-REPORTE ESPECIAL-Las dos caras de Dominique Strauss-Kahn

(Reitera nota publicada el viernes 20 de mayo. Sin cambios en el texto)

Para acceder a una versión multimedia de esta historia, ver: link.reuters.com/xuq69r

* De soñar con el Nobel de economía a una celda

* Prensa francesa lo apoda "El Gran Seductor"

* Empleada FMI vinculada a DSK dice abusó de su poder

Por Brian Love

PARIS, mayo 23 (Reuters) - Podrían ser incluso dos hombres diferentes.

Para sus colegas del mundo de las finanzas públicas globales, Dominique Strauss-Kahn es uno de los más carismáticos operadores que existen. "Cuando entra a una sala, la gente lo nota. Cuando habla, la gente lo escucha", contó un funcionario europeo al que le tocó compartir con DSK varios encuentros de ministros de Finanzas de la zona euro.

"Lo escuchan más que a otros, incluso más que entre ellos mismos", relató.

Aquellos que conocen a este francés de 62 años dicen que tiene sentido del humor, pero que al mismo tiempo es sumamente consciente de su posición y de su autoridad. "Es un hombre carismático, siempre listo para hacer un buen gesto, sonreir. No es un arrogante", dijo otro funcionario.

Pero hay otro Strauss-Kahn, cuyos hábitos mujeriegos eran un secreto a voces entre sus colegas, así como entre los periodistas de Francia y los que cubren el FMI.

Este hombre solía enviar flores a reporteras y no escondía su debilidad por el sexo opuesto. Este DSK -apodado "el gran seductor" por el semanario francés Le Journal du Dimanche- comenzó su mandato en el fondo con una relación con una subordinada.

Ahora, enfrenta cargos mucho más graves. El sábado pasado, fue sacado de un avión en el aeropuerto JFK acusado de haber intentado violar a una mucama del hotel Sofitel donde se alojaba, en pleno Times Square neoyorquino.

Según la policía, la mucama -una viuda de 32 años oriunda del país africano de Guinea- denunció que Strauss-Kahn salió de la ducha e intentó arrojársele encima. DSK niega las acusaciones y el jueves recuperó la libertad tras pagar una millonaria fianza que puso fin a una saga de varias noches en la prisión Rikers Island de Nueva York.

El economista, que era popular dentro del FMI y potencial candidato a la presidencia francesa por el Partido Socialista, debió renunciar a su cargo en el FMI para abocarse a su defensa judicial.

La historia está repleta de fantasmas de gente poderosa que abusó de su poder. Independientemente de que sea declarado inocente o culpable, su carrera y sus ambiciones parecen terminadas.

Sus amigos y colegas están en estado de shock: los sondeos publicados en Francia esta semana mostraron que un 57 por ciento cree que probablemente se trate de un complot.

Un funcionario del FMI, que pidió no ser identificado porque el personal del organismo recibió instrucciones de no hablar con la prensa sobre el asunto, dijo que si bien se sabía que Strauss-Kahn era mujeriego, nadie pensó que usaría la violencia para conseguir sexo.

"Varios amigos cercanos de Strauss-Kahn en Francia han dicho que esto no se condice con su carácter. Usualmente es un tipo encantador, seductor, al que por supuesto le gustan las mujeres", dijo Stefan Collignon, un ex alto funcionario del Ministerio de Finanzas alemán y actual profesor de economía en Italia.

Esa sensación de sorpresa contrasta con las sensaciones de Piroska Nagy, una entonces empleada del fondo que tuvo una relación sentimental con Strauss-Kahn entre fines del 2007 e inicios del 2008.

Nagy dijo haber sentido abuso de poder. "Creo que el Señor Strauss-Kahn abusó de su posición en la manera en que llegó a mí", escribió la economista húngara en una carta a una firma de abogados contratada por el FMI para investigar un posible abuso de poder de Strauss-Kahn.

"Yo suministré los detalles de cómo me citó en varias ocasiones y llegó a hacerme sugerencias impropias. Pese a mi larga vida profesional, no estaba preparada para los avances del director gerente del FMI. No supe cómo manejar esto: sentí que sería condenada si lo hacía y condenada si no lo hacía".

"Tras un tiempo, cometí el grave error de involucrarme en una relación, que fue muy corta. Pero es, en mi opinión, indiscutible que el Señor Strauss-Kahn usó su posición para obtener acceso a mí".

Nagy agregó que consideraba a Strauss-Kahn "un líder brillante con visión para enfrentar la crisis global", así como un "hombre agresivo, aunque encantador".

La carta concluye: "temo que sea un hombre con un problema, que podría dejarlo en mala posición para liderar una institución donde tenga mujeres bajo su mando".

"EN SU MEJOR MOMENTO"

Entonces, ¿quién es DSK?

El apodo, una comparación intencional con JFK, fue usado por primera vez por los medios y por su propio equipo durante el ascenso de Strauss-Kahn a comienzos de los años noventa. DSK es un socialista que no oculta su vasta riqueza y su fastuoso estilo de vida.

Su camino a lo más alto de la sociedad francesa comenzó en Mónaco, a donde su familia se mudó cuando él tenía 11 años. Una infancia soñada en Agadir, Marruecos, había terminado abruptamente un año antes, en 1960, cuando un potente sismo destruyó gran parte de la antigua ciudad árabe, matando a muchos de sus compañeros de colegio.

La familia judía, secular y liberal de Strauss-Kahn se ganó merecidamente la reputación de tolerante y proclive al debate intelectual.

Su padre, Gilbert, que sufrió períodos de depresión durante la mayor parte de su vida, murió en 1992, de acuerdo a los biógrafos. Uno de ellos, Michel Taubmann, dice que Gilbert también era un mujeriego y que eso molestó profundamente a su hijo en sus años de adolescente.

El estudio jurídico de Gilbert floreció y la familia vivió a lo grande en Mónaco. A los 14 años, Dominique recibió permiso para hacer un viaje por la isla de Córcega en moto con un amigo, pero su madre Jacqueline tuvo que ir a buscarlo cuando llamó a su casa con hambre y sin dinero.

Progresó sin problemas en el Lycee Albert 1er, donde Helene Dumas lo conquistó.

Se casó con ella a los 18. Esa unión, la primera de tres, duró unos 20 años, en los cuales Strauss-Kahn se convirtió en un gurú de la economía gracias a sus posiciones académicas antes de ingresar a la política de la mano del Partido Socialista.

El primer escalón de su carrera fue la HEC, una de las escuelas económicas más prestigiosas del país. Strauss-Kahn se perdió las protestas estudiantiles del Mayo Francés, en 1968, porque estaba preparando su examen de ingreso.

A lo largo de la década de 1970, mezcló la política de izquierda con la investigación económica, cosechando títulos en derecho y economía avanzada. Un trabajo sobre ahorros y desigualdad despertó la atención internacional, pero también la de los grandes nombres del socialismo, luego de lo cual ascendió rápidamente como el cerebro económico del partido.

Strauss-Kahn asumió su primer puesto en el Gobierno como ministro de Industria en 1991, el mismo año en que se casó con su tercera y actual esposa Anne Sinclair, una famosa periodista de televisión cuyas entrevistas políticas y abrigos de angora fascinaron a millones de televidentes todos los fines de semana durante gran parte de los años ochenta y los noventa.

En ese entonces, él era el esposo y ella la estrella.

Mucha de la riqueza de Strauss-Kahn proviene de Sinclair, nieta y heredera de uno de los principales marchantes de arte de Francia y Europa, Paul Rosenberg. Ella nació en Nueva York, donde su padre huyó en tiempos de guerra para escapar de la persecución de los nazis.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below