Cupones atados a expansión PIB Argentina descollaron en 2010

lunes 20 de diciembre de 2010 19:18 ART
 

BUENOS AIRES, dic 20 (Reuters) - Los cupones de los bonos atados al crecimiento de la economía han sido los activos argentinos más rentables del 2010, con un rendimiento de un 200 por ciento en lo que va del año, reportó el lunes un estudio privado.

La bolsa argentina se ubicó un escalón mas abajo con un retorno superior al 40 por ciento, en un contexto de creciente inflación y un tipo de cambio controlado prácticamente estable.

Las inversiones "estrella" fueron las consideradas menos conservadoras, y superaron ampliamente a una inflación anualizada en torno al 25 por ciento, según las mediciones privadas.

"La estabilidad del dólar (peso), el exitoso cierre del canje (de deuda) y las bajas tasas de interés en los países avanzados, determinaron una evolución muy favorable en los bonos nacionales", dijo la consultora Abeceb.com.

El Gobierno espera cerrar el año con un crecimiento del 9 por ciento, luego de resolver a mitad de año el 92 por ciento de su millonaria deuda en cesación de pagos.

En este contexto, la deuda en moneda local tuvo mayores alzas debido a que se corre un riesgo por posibles depreciaciones, factor que en 2010 no fue significativo.

"Finaliza un año de inestabilidad financiera a nivel internacional. Pese a que avanza la recuperación y se acerca el fin de la 'gran recesión' la esfera monetaria estuvo sacudida por los planes de estímulo de Estados Unidos, la guerra de monedas y las dudas en torno a la capacidad de pago de algunos países europeos", dijo la consultora.

Abeceb.com acotó que "los (títulos de) bancos fueron quienes mostraron mejores resultados (entre las acciones), motorizados por la estabilidad financiera a nivel macroeconómico y por el 'boom' de consumo con tarjetas de crédito y débito".

Las opciones tradicionales de inversión, como las monedas y las tasas de plazos fijos bancarios, no le pudieron ganar a la inflación, salvo levemente el oro.

(Reporte de Jorge Otaola. Editado por Javier López de Lérida)