20 de julio de 2011 / 19:08 / en 6 años

Se invierten papeles: Latinoamérica se burla de deuda EEUU

* Algunos presidentes latinoamericanos se burlan de EEUU

* Temores de contagio, Brasil es acreedor de EEUU

Por Brian Winter

SAO PAULO, jul 20 (Reuters) - Tras tres décadas batallando con sus propias crisis de deuda y recibiendo constantes lecciones del Tío Sam, muchos latinoamericanos están observando ahora un posible cese de pagos en Washington con una mezcla de morbosidad y temor por lo que pueda significar el colapso.

Para todos, desde presidentes a vendedores callejeros, ver a los políticos estadounidenses discutir sobre dónde hacer dolorosas reducciones de presupuesto también ha sido un recordatorio de que esos días se acabaron en América Latina, al menos por ahora, ya que la mayoría de la región disfruta de una relativa prosperidad económica.

“¿Cuándo fue que el sueño americano se convirtió en una pesadilla?”, se regodeó la mandataria argentina Cristina Fernández, cuyo país cesó los pagos de unos 100.000 millones de dólares en deuda una década atrás.

En un discurso en la Bolsa de Buenos Aires el lunes, sostuvo que Argentina ha prosperado desde entonces enfocándose en las exportaciones y controlando la especulación financiera, una lección que Washington aún debe aprender, declaró.

Los estadounidenses “pensaron que el dinero sólo se reproduce a sí mismo, y sólo en el sector financiero, sin tener que producir ningún bien ni servicio”, sostuvo Fernández.

Los mayores críticos de Washington en la región, como el venezolano Hugo Chávez y el boliviano Evo Morales, también han retratado la crisis como un resultado inevitable de un país que fracasó en seguir sus propios consejos financieros y se sobre-extendió militarmente en América Latina y el resto del mundo.

“Si no gastaran dinero en bases militares y mantener tropas en otras partes del mundo, creo que Estados Unidos podría resolver fácilmente su crisis financiera”, aseveró Morales la semana pasada, según la agencia estatal de noticias ABI.

Aún están frescos los recuerdos del tono de superioridad moral que a veces parecían tomar los funcionarios estadounidenses cuando la piedra estaba en el zapato ajeno.

Un ejemplo de triste fama es cuando Argentina cayó en crisis en el 2001 y el entonces secretario del Tesoro estadounidense, Paul O‘Neill, se burló del país y sus problemas de deuda diciendo que “les gusta de esa forma. Nadie los obligó a estar como están”.

En estos días, se espera que la economía de América Latina se expanda un 4,7 por ciento en el 2011 -casi el doble de la tasa esperada en Estados Unidos- gracias a la fuerte demanda de las materias primas de la región y a una década de manejo fiscal principalmente prudente, producto de lecciones duras aprendidas con anterioridad.

TEMORES DE POSIBLE CONTAGIO

De hecho, existe el riesgo de que un cese de pagos en Estados Unidos desate un contagio financiero en América -como la llamada “Crisis Tequila” que se extendió desde México en la década de 1990-, lo que ha atenuado el triunfalismo en algunas partes y le quita el sueño a algunas autoridades.

Brasil, la potencia económica de la región y que apenas una década atrás debió ir a Washington a pedirle un rescate al Fondo Monetario Internacional, es ahora el cuarto mayor acreedor soberano de Estados Unidos, con unos 211.000 millones de dólares en deuda del Tesoro según datos estadounidenses de mayo.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se reunió con su grupo de asesores económicos al menos cuatro veces la semana pasada, en un inicio para discutir las consecuencias para el país de una moratoria en Estados Unidos o Europa, dijo un funcionario a Reuters.

“(Rousseff) parte cada día leyendo las noticias que vienen desde Washington”, indicó el funcionario. “Está fascinada con eso”, agregó.

Incluso si el presidente estadounidense, Barack Obama, y el Congreso de su país logran un acuerdo de último minuto para evitar una cesación de pagos, como la mayoría espera, la inversión de los papeles ha dejado a varios frotándose los ojos con escepticismo.

“Si eres un sobreviviente de las crisis de las décadas de 1980 y 1990, (esta crisis) es impensable”, escribió Miriam Leitao, una de las principales columnistas de Brasil, haciendo notar que Obama debe enfrentar ahora el tipo de asuntos “que nos habrían parecido una locura en los días en que tenían el monopolio del poder”.

Reporte adicional de Frank Jack Daniel en Caracas y Hilary Burke y Helen Popper en Buenos Aires; Editado en español por Inés Guzmán

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below