21 de junio de 2011 / 23:36 / hace 6 años

PERFIL-Entre amor y odio, presidenta Argentina va por reelección

* Fernández anuncia que buscará reelección como presidenta

* Sondeos afirman que es favorita a ganar comicios octubre

Por Karina Grazina

BUENOS AIRES, jun 21 (Reuters) - La presidenta argentina, Cristina Fernández, será la candidata del oficialismo en las elecciones de octubre, respaldada por el sector de la población que valora el robusto crecimiento económico pero con el rechazo furibundo de quienes odian su estilo confrontativo.

Tras meses de mantener a los argentinos en vilo sobre si iría o no por la reelección, Fernández anunció el martes que será la candidata por el oficialista peronismo, impulsada por las encuestas que la señalan como favorita para ganar los comicios.

La división radical entre quienes la apoyan y quienes la critican comenzó a gestarse poco después del inicio de su Gobierno, cuando se enfrentó agriamente con el poderoso sector agropecuario, puntal de la economía argentina.

A partir de ese enfrentamiento, en el 2008, su imagen se desplomó hasta niveles de los que muchos estimaron que no se recuperaría, pero desde entonces logró recuperar popularidad en los sondeos.

Según los analistas, con la muerte en el 2010 de su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, logró una significativa mejora de su imagen.

Desde la muerte de su marido, quien fue el principal consejero político de Fernández, la mandataria viste de negro y rompe en llanto en sus discursos cuando se refiere a su ex esposo, a quien siempre se refiere como “El”.

La mandataria dijo el martes que pese al dolor está entera y que nunca tuvo dudas sobre su postulación.

“Vamos a someternos una vez más (a la voluntad popular), como lo he hecho siempre”, dijo.

“Siempre supe lo que tenía que hacer y lo que debía hacer, lo supe el 28 de octubre (día del velatorio de su esposo) (...) lo supe cuando miles y miles que pasaron por aquí a despedirlo por última vez me gritaban ‘fuerza Cristina’”, indicó.

GOBERNAR SIN KIRCHNER

Desde que Fernández, de 58 años, llegó a la presidencia en el 2007, fueron creciendo las versiones que indicaban que Kirchner era quien estaba detrás de cada una de las grandes decisiones de la mandataria, por lo que la muerte de su esposo alentó expectativas de un cambio en el estilo de Gobierno.

Si bien Fernández moderó el tono en sus diarios discursos en actos públicos, las políticas intervencionistas del Gobierno no se flexibilizaron.

Recientemente, la presidenta firmó un decreto para incrementar la presencia del Estado en directorios de compañías en las que el Gobierno es accionista a través del ente de pensiones, impuso mayores restricciones a las importaciones y mantiene una dura política de control de precios e importaciones.

Pero aún no está claro quién ocupa hoy, o podría ocupar en un eventual nuevo mandato, el papel de Kirchner.

Lo que no está en duda, es que si Fernández accede nuevamente a la presidencia, le esperan cuatro años de luchas de poder para definir su sucesor en 2015.

Reporte de Karina Grazina, Editado por César Illiano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below