16 de abril de 2010 / 15:09 / hace 7 años

RPT-ANALISIS-Oferta canje Argentina atractiva, logrará adhesión

(Se repite análisis enviado el jueves por la noche dada la importancia del canje de deuda para la economía de Argentina. No cambia texto)

Por Karina Grazina

BUENOS AIRES, abr 15 (Reuters) - La oferta de canje de deuda que divulgó el jueves Argentina será atractiva para los inversores y logrará una aceptación superior al 60 por ciento, pese a que excluye el pago de intereses caídos del cupón atado al PIB, dijeron expertos.

Pero analistas advirtieron que el éxito de la operación no garantiza el retorno inmediato de Argentina al mercado global del crédito y señalaron que el Gobierno debe adoptar medidas complementarias.

El ministro de Economía del país, Amado Boudou, informó en conferencia de prensa los términos de la oferta para tenedores de bonos de deuda impaga por hasta 20.000 millones de dólares que rechazaron una reestructuración en 2005.

Según el funcionario, Argentina ofrecerá a grandes inversores con deuda incumplida los mismos títulos que en la reestructuración realizada en el 2005, que son bonos discount con una quita del 66,3 por ciento y un bono par para inversores minoristas.

Aunque el Gobierno decidió no pagar los intereses caídos por el cupón atado al PIB, analistas estiman que la oferta es igualmente interesante para los inversores.

"Era una opción para aquellos que tomaban el riesgo cuando se les había planteado la oferta previa en 2005. Creo que no correspondería pagar el resultado a aquellos que no tomaron la opción. Es una oferta razonable, es coherente con la oferta de 2005", dijo el economista Daniel Marx, ex viceministro de Economía.

La oferta de canje, según analistas, logró un equilibrio entre las aspiraciones de los inversores y las expectativas de voces opositoras, que cuestionaban una eventual oferta generosa para bonistas que rechazaron la oferta hace cuatro años.

"El Gobierno trató de evitar que se hablara de exageración. Si hubiese metido el pago de intereses del bono PBI (PIB) que se dieron del 2005 hasta ahora hubiese aparecido como una oferta demasiado esplendorosa. Sigue siendo muy atractiva, muy buena, lo otro hubiese sido una especie de derroche", dijo Mario Brodersohn, ex secretario de Hacienda

Para el economista, el nivel de aceptación "va a estar más cerca del 70 que del 80 (por ciento)", aunque aclaró que dependerá de la reacción del mercado.

"Durante todo el período que se concreta el canje, los títulos públicos se tienen que mantener en estos valores. Porque si caen esto va a reducir el valor de la oferta", indicó.

El Gobierno lanzaría el canje en un plazo máximo de 10 días y los inversores tendrán 30 días para ingresar a la operación.

Por su parte, los inversores minoristas recibirán un bono par, y un pago en efectivo por intereses devengados como incentivo para participar.

Analistas coinciden en que el sorpresivo pago en efectivo implica un desembolso pequeño para el Gobierno, ya que sólo podrán adquirir un máximo de 2.000 millones de dólares -50.000 dólares cada uno-, y suma atractivo para los inversores.

"El pago en efectivo a minoristas definitivamente ayuda", dijo el economista Miguel Kiguel, ex subsecretario de Financiamiento.

PRIMER PASO

Con el canje, Argentina busca normalizar su situación con los acreedores externos tras el masivo incumplimiento de 2001/2002 y la dura reestructuración de su deuda en el 2005, que fue rechazada por la cuarta parte de los tenedores de títulos.

Pero el canje es apenas el primer paso del país, que atraviesa una apremiada situación financiera, para su regreso al mercado global de crédito, ya que debe resolver temas polémicos, como restaurar la credibilidad de las estadísticas del cuestionado instituto estatal que las elabora, el Indec.

"(La operación) debe ser complementada por otras cuestiones, como disminuir las polémicas respecto al funcionamiento institucional, como el Indec, y ver cómo se puede hacer para cerrar todo el tema, y esto es buscar un mecanismo de consolidación de deuda que lo complemente", dijo Marx.

Algunos de los bonistas que quedaron fuera de la reestructuración hace cuatro años iniciaron procesos judiciales y en algunos casos lograron embargar activos argentinos en el exterior. Se especula que los inversores que queden al margen de este nuevo canje continuarán sus reclamos por la vía judicial.

Luego de realizado el canje, Argentina podría concretar emisiones de deuda por primera vez desde que cayó en incumplimiento hace ocho años, cuando cesó de honrar obligaciones que totalizaban 100.000 millones de dólares.

Una vez que el Estado federal de Argentina concrete el canje, los estados provinciales, que también enfrentan dificultades financieras, saldrían al mercado con emisiones de deuda.

Reporte de Karina Grazina, Editado por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below