12 de mayo de 2010 / 20:51 / hace 7 años

ANALISIS-"Default" podría costar más a Grecia que a Argentina

Por Sujata Rao

LONDRES, mayo 12 (Reuters) - Los griegos, ferozmente opuestos a medidas de recorte de gasto, se encontrarán en una situación mucho más difícil si su país se declara en ‘default’, ya que podría sufrir una contracción de la economía y fuga de capitales más prolongada que la vista hace años en Argentina.

En Grecia reina el descontento contra la decisión del Gobierno de mantener el buen humor de tenedores de bonos y aplicar alzas en los impuestos y recortes salvajes a los salarios, para recibir un fondo de ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dicho fondo, que incluyó 110.000 millones de euros (cerca de 139.000 millones de dólares) junto con un plan de 1 billón de dólares para contener la crisis, hasta la fecha han mantenido alejado el fantasma de la moratoria griega.

Sin embargo, irónicamente, la crisis helénica obligaría a Argentina a demorar su primer bono desde el 2001, cuando declaró un default de unos 100.000 millones de dólares.

Muchos creen que es preferible declarar la cesación de pagos que someter a los ciudadanos a años de presión económica, especialmente cuando los casos de Argentina y Rusia demuestran que los inversores perdonan a los países que incumplen sus pagos, aunque sea después de un lapso de algunos años.

Sin embargo, Argentina brinda una lección saludable respecto de los resultados inmediatos de un default. La interrupción de pagos de deuda lleva a ahorrar dinero en ese frente, pero el precio puede ser un colapso económico repentino y terrible, acompañado por caos político.

“Hay una sacudida brusca y un ajuste brusco (después de un default)”, graficó Philip Poole, jefe de estrategia de mercados emergentes de HSBC. “Si uno se apoya en préstamos para cubrir un déficit fiscal, deberá revertir el déficit de inmediato ya que nadie estará dispuesto a prestarle”, agregó.

Así que en cuanto a Grecia, que tiene un déficit primario del 8 por ciento, un default llevaría rápidamente a una austeridad fiscal aún más salvaje.

En Argentina, la proporción de personas ubicadas por debajo de la línea de pobreza se duplicó en el 2002, frente a las cifras de años previos a la declaración de cesación de pagos, mientras que protestas violentas derribaron a cinco presidentes.

Y el dolor se prolonga por años. En términos nominales, llevó siete años la recuperación del Producto Bruto Interno de Argentina a los niveles del 2001, mientras que el PIB per cápita todavía es inferior a los máximos de 1998.

Durante años, después del 2001, la inversión directa fue una fracción reducida de los niveles del período 1990-1998.

“Se pierde el acceso a los mercados internacionales de capitales y en general los obstáculos para las inversiones reales tienden a subir, por el alza de la prima de riesgo”, dijo Poole, en referencia a la tasa de retorno necesaria para que una inversión tenga sentido.

Por todo esto, el ritmo de crecimiento de un país luego de una cesación de pagos tiende a caer 1,2 puntos porcentuales por año hasta que se complete la reestructuración, reveló un informe del FMI de 2008. El reporte también dijo que un default lleva a una baja de 1,7 niveles en la calificación crediticia.

Además, una declaración de interrupción de pagos no sólo afectará a los bancos extranjeros, sino también a los griegos, los cuales tendrían 45.000 millones de euros en bonos de su Gobierno, según Capital Economics. Este monto constituye el 10 por ciento de los activos de entidades bancarias de Grecia.

“Habitualmente (luego de un default), un país entra en una recesión profunda, y recién después de varios años comienza la recuperación”, aseguró Stuart Culverhouse, director de investigación de Exotix, una firma de corretaje que se especializa en deuda impaga.

RECUPERACION

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, criticó el rescate porque consideró que repite “las mismas recetas” que se aplicaron en el país sudamericano.

La austeridad impuesta a Grecia tendrá “consecuencias terribles en la economía (...) En realidad lo que se intenta es un rescate del sector financiero”, dijo la mandataria, según fue citada por el Financial Times el martes.

Pero el camino de Atenas hacia la recuperación podría ser más duro que el de Rusia o Argentina. Los defaults en mercados emergentes suelen ser seguidos por devaluaciones monetarias que ayudan a los países a exportar y, así, recuperarse, pero Grecia -como miembro de la zona euro- no cuenta con esa posibilidad.

A igual que en el caso de Grecia, que es una economía débil atada a una moneda fuerte, una de las raíces de la crisis crediticia de Argentina fue su política cambiaria, que estableció la paridad entre el peso y el dólar.

Una vez que la equivalencia fue abandonada en 2002, el peso cayó el 70 por ciento. En línea con el auge mundial que impulsó una escalada en los precios de petróleos, metales y alimentos, la devaluación llevó a un crecimiento anual de exportaciones de entre 15 y 17 por ciento desde 2003 y a un incremento del PIB de un promedio de 8 por ciento anual entre 2003 y 2008.

“Debido a que Grecia no puede recurrir a una devaluación de la divisa, la carga del ajuste deberá caer sobre el área fiscal, que podría constituir una herramienta directa en este caso”, señaló Culverhouse. “Se trata de un ajuste fiscal o abandonar el euro, o ambas”, añadió.

No obstante, muchos afirman que Grecia no recibiría grandes beneficios con el retorno a su antigua moneda, el dracma, ya que sus exportaciones son ínfimas. El turismo se expandiría un poco, pero el país aún debería competir con rivales regionales baratos, como Turquía y Croacia.

“Argentina tuvo un problema cambiario. Grecia ha estado sustentándose en transferencias de la UE y pidiendo préstamos durante dos décadas, por lo tanto la historia fundamental es mucho más débil de lo que era en Argentina”, explicó Josef Karasin, director de investigación de IDEA Global.

COSTO DE REPUTACION

Quienes están a favor de la cesación de pagos señalan que los inversores tienen poca memoria. Mientras que la exclusión temporal de los mercados es inevitable, el informe del FMI del 2008 mostró que, una vez que una deuda está reestructurada, los inversores no discriminan entre incumplidores y cumplidores.

“Nuestros estudios sugieren que los costos de los defaults son significativos, pero de corto plazo”, dijo el FMI en su reporte.

Rusia es un ejemplo. El primer bono que emitió en 12 años fue arrebatado por los inversores el mes pasado, lo que demostró que su incumplimiento de pagos quedó en el pasado. Y las compañías rusas han tomado préstamos del exterior durante años.

Podría ser más difícil para Grecia volver a conquistar la confianza del mercado, porque la ausencia de un crecimiento impulsado a través de exportación podría mantener a su economía en un estado agonizante por años.

A su vez, hay un costo de reputación: a Grecia no le agradará ser el primer país desarrollado en aplicar una cesación de pagos desde la Segunda Guerra Mundial y, con una deuda de 300.000 millones de euros, el país superaría el récord argentino del mayor default de la historia.

(1 euro = 1,2635 dólares)

(Traducido por Maximilian Heath y Maximiliano Rizzi)

(sujata.rao@thomsonreuters.com; +44 207 542 6176; Reuters Messaging: sujata.rao.reuters.com@reuters.net; e-mail: maximiliano.rizzi@thomsonreuters.com; Redacción Materias Primas Buenos Aires, +5411 4318 0634; Mesa de Edición en Español + 562 437 4405))

REUTERS MR GN MF/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below