11 de noviembre de 2010 / 18:08 / hace 7 años

ANALISIS-Inflación Argentina acelera, Gobierno mantendría rumbo

6 MIN. DE LECTURA

* Inflación Argentina se acelera, llegaría a 30 pct en 2011

* Alzas más fuertes en alimentos, pero se generalizan

* Gobierno mantendría rumbo y expansión de economía

Por Guido Nejamkis

BUENOS AIRES, nov 11 (Reuters) - La inflación en Argentina se aceleraría a cerca de un 30 por ciento en el 2011 alimentada por alzas en alimentos y una veloz expansión monetaria, pero el Gobierno mantendría sus altos niveles de gasto para llegar fuerte a las elecciones del año próximo.

Argentina celebrará elecciones presidenciales en octubre y economistas privados advierten que el avance de la inflación, desde un esperado 25 por ciento este año, podría afectar en algún momento la pujante actividad económica del país.

Los expertos culpan a las relajadas políticas fiscal y monetaria por el aumento de los precios, pero muchos afirman que a la hora de votar en el 2011 los electores podrían resignarse a una elevada inflación y privilegiar un crecimiento económico impulsado por un consumo efervescente.

"No hay política monetaria, la política monetaria es expandirse todo lo que se le pide. Esto es muy alarmante", dijo el ex jefe del Banco Central de Argentina Aldo Pignanelli.

La consultora Orlando Ferreres y Asociados revisó en las últimas semanas su previsión de inflación para el 2011 a un piso del 30 por ciento desde una proyección anterior de 28 por ciento, dijo a Reuters su economista jefe Milagros Gismondi.

"El pronóstico del 30 por ciento para el 2011 es el de mínima. Y para este año teníamos 25 por ciento y ahora tenemos 26", dijo Gismondi, citando como causas de la revisión la laxa política monetaria y la expansión del gasto gubernamental.

El Gobierno niega una inflación en ese nivel y defiende la estadística oficial que reporta un índice un tercio inferior.

La inflación minorista oficial en Argentina fue del 11,1 por ciento en los últimos 12 meses a septiembre. Pero esas estadísticas están sospechadas de manipulación, según denuncias de economistas y empleados del Indec, el ente que las elabora.

La consultora Analytica dijo que la manipulación sirve para reducir el costo de la deuda pública, ya que alrededor de un 24 por ciento de los bonos del Gobierno se ajustan por la evolución del índice CER, que acompaña a los precios minoristas.

Todo Sube

Finsoport, consultora del ex viceministro de Economía Jorge Todesca, revisó al alza en dos puntos porcentuales al 23 por ciento la inflación prevista al cierre de este año y en tres puntos a 26 por ciento en el 2011, en proyecciones definidas como conservadoras.

AMF Economía también cambió sus pronósticos. "Estábamos hablando de 25 por ciento, 27 por ciento (de inflación en 2011), pero con la situación actual en el precio de los alimentos, pasamos a hablar del 30" por ciento, dijo Andrés Méndez, de AMF.

Un quinto del avance de los precios se explica por aumentos en el precio de la carne vacuna, alimento clave en la dieta de los argentinos.

El economista independiente Agustín Monteverde dijo que la transferencia al Tesoro de utilidades contables del Banco Central, el uso de reservas de la autoridad monetaria por el Gobierno y un "volumen de emisión monetaria importantísimo" indican que "el año cerrará con la inflación a toda orquesta", estabilizada en tasas no menores al 2 por ciento mensual.

Buscando Culpables

Todesca atribuyó la aceleración de los precios a una veloz expansión monetaria, aumento en el gasto estatal, pujas sectoriales por más ingresos y competencia limitada, lo que instaló a su juicio una inercia inflacionaria.

El Gobierno, tibiamente, ha reconocido problemas puntuales en los precios de alimentos, como la carne vacuna, y funcionarios han culpado del problema a comerciantes y empresarios.

"Hay un problema de falta de coordinación en el Gobierno para abordar este problema. El Gobierno está muy perdido frente al problema de la inflación, y este es un elemento proinflacionario que hay que empezar a incorporar al análisis", dijo Todesca.

El aumento de los precios en el 2011, cuando Argentina celebrará elecciones y se espera que el Gobierno aumente el gasto para favorecer un eventual intento de la presidenta Cristina Fernández de ganar un nuevo mandato, podría acelerarse también por demandas de aumento salariales de sindicatos.

Si la inflación se acelera tal como se prevé, golpeará más el poder adquisitivo, perjudicando a la actividad económica, dijo el economista Carlos Melconián, de M&S Consultores.

La economía argentina se expandiría en torno a un 9 por ciento este año y, según la conservadora previsión oficial, un 4,3 por ciento en el 2011.

El analista político Vicente Massot dijo que el Gobierno mantendrá su apuesta arriesgada de que "el crecimiento disimulará la inflación. El impulso al consumo va a ser brutal. El riesgo de eso es que se les escape la inflación", aseveró.

Pero el economista Rogelio Frigerio, de Economía & Regiones, dijo que el Gobierno podría mantener el rumbo pese al movimiento ascendente de los precios.

"Aprovechando este contexto internacional tan extraordinario para los países productores de alimentos como la Argentina, yo creo que (el Gobierno) llega a las elecciones de manera tranquila", dijo Frigerio.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below