10 de diciembre de 2010 / 11:51 / en 7 años

Alemania y Francia afinan posiciones de cara a encuentro UE

4 MIN. DE LECTURA

Por Erik Kirschbaum

FRIBURGO, Alemania, dic 10 (Reuters) - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reúnen el viernes en Friburgo para afinar una postura conjunta para la cumbre de la UE de la próxima semana, que contempla el rechazo a la idea de que la zona euro emita bonos.

Funcionarios en Berlín minimizaron la importancia de este encuentro en Friburgo, una ciudad de 220.000 habitantes cerca de la frontera con Francia, que se produce antes del encuentro de líderes de la Unión Europea de la próxima semana en Bruselas, donde se discutirá el presupuesto del bloque.

"Nunca es malo cuando Francia y Alemania alcanzan un acuerdo, pero aún falta ver si habrá alguno el viernes", dijo el portavoz del Gobierno alemán Steffen Seibert, añadiendo que el euro estará dentro de los puntos en discusión.

"Lo que es importante es lo que acuerden los 27 miembros del Consejo Europeo la próxima semana", agregó antes del encuentro del viernes entre ambos líderes.

Se espera que Merkel y Sarkozy presenten compromisos generales de respaldo al euro. Además, ambos coinciden en el rechazo a la propuesta de crear bonos conjuntos de toda la zona euro.

Alemania y Francia creen que bajo este contexto no tendría sentido discutir la creación de bonos de la zona euro (denominados "E-bonos"), como propuso el primer ministro de Luxemburgo y jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, con el respaldo de Italia.

Juncker, presidente del grupo de ministros de Finanzas de los 16 países de la zona euro, lanzó la idea de crear un instrumento de deuda de los países que comparten el euro como una forma de poner freno a la especulación del mercado.

"Esta propuesta no es del todo nueva. Genera dificultades, especialmente en términos de compartir los costos y las ganancias", dijo un portavoz de la oficina de Sarkozy. "No hay necesidad de discutir nuevas propuestas", agregó.

Alemania fue la primera en atacar la idea del bono europeo, que ligaría los costos de endeudamiento de las grandes economías europeas con los de los países de la periferia del bloque como Grecia, Irlanda y Portugal.

Esto aumentaría los costos de emitir deuda de Alemania y Francia.

La propia Merkel indicó que un bono euro sentaría incentivos erróneos para los países que necesitan la disciplina de los mercados de deuda. Además, podría generarle dolores de cabeza internos, en momentos en que la corte constitucional alemana revisa la legalidad del mecanismo actual de rescate.

Francia ha dejado que sea Alemania la que hable durante la última crisis de deuda europea, tratando tras bambalinas de moderar la posición de Berlín.

El portavoz presidencial dijo también que Francia no ve necesario discutir una expansión del fondo de estabilización actual de la zona euro (EFSF), que cuenta con hasta 750.000 millones de euros contando el respaldo del Fondo Monetario Internacional.

"Los fondos son lo suficientemente grandes como para resistir una eventual demanda. Por el momento, no tiene sentido aumentarlos". dijo el funcionario francés.

Merkel ha planteado la propuesta de que el sector privado comparta el costo de los rescates en el futuro, mientras que Francia, por el contrario, ha buscado tranquilizar a los inversionistas respecto a la solidaridad del bloque monetario.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below