10 de noviembre de 2010 / 12:11 / hace 7 años

RESUMEN-Obama llama a líderes de G-20 a hacer su parte

5 MIN. DE LECTURA

* Obama a G-20: crecimiento saludable EEUU, bueno para todos

* Enfasis en temas clave de comunicado serán por acuerdo

* Líderes comienzan a llegar a cumbre jueves-viernes

Por Patricia Zengerle y Alister Bull

SEUL, nov 10 (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, intentó el miércoles volver a centrar la atención del G-20 en los desequilibrios globales y sacar las políticas de su país del ojo del huracán, en momentos en que los líderes mundiales comienzan a llegar a Seúl para la cumbre del grupo.

Obama, que enfrenta críticas generalizadas por la política monetaria expansiva de su país a su llegada al encuentro de dos días del Grupo de los 20, dijo que una sólida economía estadounidense era vital para la recuperación global y exhortó a sus colegas a dejar de lado las diferencias y hacer su parte para estimular el crecimiento.

"Cuando todos los países hacen su aporte -tanto los emergentes como los avanzados, con superávit y con déficit- todos nos beneficiamos de un mayor crecimiento", dijo Obama en una carta enviada a los líderes del Grupo de 20 economías líderes desarrolladas y emergentes el martes.

Sus palabras conciliadoras se producen un día después de que los representantes de los países se enfrentaran en acaloradas discusiones durante el debate del comunicado final del encuentro que será firmado por todos los líderes del G-20.

Han surgido profundas divisiones en el grupo respecto a las políticas económicas, especialmente por la decisión de la semana pasada de la Fed de comprar otros 600.000 millones de dólares en bonos del Gobierno.

Los críticos señalan que la política de la Fed debilita al dólar en detrimento de otros países, pero Obama dijo que la fortaleza de la divisa recae últimamente en la fuerza de la economía estadounidense.

Los funcionarios que preparaban el borrador del documento final, que será difundido el viernes cuando culmine la cumbre, estaban lejos de ponerse de acuerdo en asuntos fundamentales, entre ellos los tipos de cambio, dijo el miércoles el portavoz del G-20, Kim Yoon Kyung.

"Tuvimos que abrir la puerta porque el debate estaba muy animado y en la sala estaba empezando a hacer calor", dijo el portavoz.

Un funcionario indio cercano a las negociaciones dijo que las discusiones para reducir los desajustes en las cuentas corrientes estaban "tomando fuerza" después de un flojo inicio.

Líderes de las economías desarrolladas y emergentes del G-20 tienen grandes esperanzas en que está reunión, la quinta desde que estalló la crisis financiera en el 2008, pueda marcar el fin de la crisis y el comienzo de una nueva era de cooperación global.

Corea del Sur, anfitrión del encuentro, imprimió carteles con el eslogan "Crecimiento Compartido Más Allá de la Crisis".

Pero la unidad forjada al calor de la crisis ha dado lugar a que en ocasiones choquen las políticas nacionales divergentes, reflejando la dispar recuperación de las distintas economías, generando críticas sobre la efectividad del grupo.

En su carta al G-20, Obama buscó volver a centrar la discusión sobre los desajustes globales e insistió en que Estados Unidos no era el único país que debía cambiar sus hábitos para alcanzar una recuperación sólida y estable.

"Así como Estados Unidos debe cambiar, también lo deben hacer aquellas economías que antes dependieron de las exportaciones para compensar la debilidad de su propia demanda", dijo en una referencia indirecta a China.

La mayoría de las economías más grandes están luchando con un tibio crecimiento, lo que las hace depender de sus exportaciones, mientras que las potencias emergentes como China y Brasil han vuelto rápidamente a crecer a tasas anteriores a la crisis.

Un funcionario chino que participó en las negociaciones del comunicado final dijo que los líderes no deberían discutir sobre el yuan o cualquier otra divisa específica.

Sin embargo, el yuan CNY=CFXS subió a un máximo de 6,6353 por dólar en el mercado abierto el miércoles, su nivel más alto desde la revaluación cambiaria de julio del 2005, después de que el Banco Popular de China fijara un punto medio récord para el yuan.

Pekín suele aflojar su control sobre el yuan como un gesto de buena voluntad antes de los encuentros políticos que ejercen presión sobre China para una mayor apreciación de su divisa.

Reporte adicional de David Chance, Nick Macfie, Zhou Xin y Krittivas Mukherjee; escrito por Emily Kaiser

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below