10 de agosto de 2010 / 14:00 / hace 7 años

ACTUALIZA 1-Fed, bajo presión para actuar ante débil economía

* Fed emite comunicado a las 14.15 hora local (1815 GMT)

* Podría decidir reinvertir ganancias de bonos

* Haría alusión a señales de que recuperación se desacelera

(Actualiza con inicio de reunión, reacciones de mercado, contexto)

Por Pedro Nicolaci da Costa

WASHINGTON, ago 10 (Reuters) - El comité de política monetaria de la Reserva Federal estadounidense inició el martes una reunión para considerar, y quizás incluso adoptar, medidas adicionales para vigorizar a una recuperación económica tambaleante.

Los datos publicados desde la última reunión de política monetaria del banco central a fines de junio han sido notoriamente débiles. El gasto del consumidor está disminuyendo con fuerza y la actividad manufacturera, que ha encabezado la recuperación, está perdiendo velocidad.

En tanto, la tasa de desempleo se encuentra estancada en un 9,5 por ciento y las empresas han mostrado una renuencia constante a contratar más personal.

Con las tasas de interés ya efectivamente en cero por ciento, el banco central no cuenta con opciones fáciles para dar una mano a la recuperación.

Sin embargo, importantes funcionarios de la Fed sostienen que pueden adoptar mayores medidas para combatir el debilitamiento de la economía, incluyendo reinvertir las ganancias de los bonos hipotecarios vencidos en ese mercado.

La Fed podría anunciar este cambio el martes, aunque también podría hacer sólo un guiño a los crecientes riesgos y preparar el terreno para un posible retorno a las políticas monetarias de alivio, en el comunicado que emitirá tras su reunión a las 14.15 hora local (1815 GMT). La reunión comenzó a las 08.00 hora local, según lo planeado.

"Vamos a estar atentos a cualquier mención respecto a cómo el crecimiento se puede haber desacelerado", dijo Jay Bryson, economista global de Wells Fargo Securities en Charlotte, Carolina del Norte.

La reinversión del dinero obtenido de los bonos hipotecarios vencidos podría evitar un endurecimiento "pasivo" de la política monetaria, aunque el impacto en las condiciones financieras generales sería mínimo.

Otras opciones para la Fed incluyen reducir la tasa que paga a los bancos por depositar sus reservas en el banco central, que actualmente se encuentra en un ya magro 0,25 por ciento, o elevar el tono de su compromiso de mantener las tasas de interés bajas por "un período prolongado".

La meta del banco central es evitar el inicio de un círculo vicioso de precios a la baja y consumo deprimido.

Este temor se vio reflejado en un estudio elaborado por economistas de la Fed de San Francisco publicado el lunes, que estima que hay posibilidades significativas de que la economía recaiga en recesión en los próximos dos años.

"Ellos tienen las municiones, la pregunta es qué tan efectivas son", dijo Bryson.

Un sondeo mensual de la firma Blue Chip a economistas publicado el martes mostró que un 55 por ciento cree que la Fed tomará nuevas medidas para impulsar el crecimiento en los próximos 12 meses.

Los mercados alrededor del mundo operaban con cautela de cara a la decisión de la Fed, con las bolsas mundiales inclinadas a la baja, los precios de los bonos del Tesoro estadounidense al alza y Wall Street abriendo en terreno negativo.

El Banco de Japón, que se reunió también el martes, decidió mantener en espera cualquier medida adicional de alivio monetario a pesar de un incremento en el yen, que ha subido cerca de sus máximos históricos debido a las expectativas de nuevas medidas de parte del banco central estadounidense.

¿ACCIONES O PALABRAS?

La herramienta más poderosa en poder de la Fed sería retomar sus compras de activos, política adoptada por el banco central para combatir la crisis financiera y la recesión después de haber reducido sus tasas de interés a niveles cercanos a cero en diciembre del 2008.

Sin embargo, aún no parece haber un respaldo amplio a esta medida.

La ya dominante presencia de la Fed en el mercado de activos respaldados por hipotecas sugiere que mayores compras de estos instrumentos podrían no ser efectivas, aunque podrían motivar solicitudes de refinanciamiento al reducir el diferencial de rendimiento entre las tasas hipotecarias y la deuda del Gobierno.

En cambio, si la Fed teme realmente que la economía esté en riesgo de estancarse, podría anunciar otra ronda de compras de bonos del Tesoro a largo plazo. En compras previas, la Fed adquirió 300.000 millones de dólares en bonos y más de 1,1 billones de dólares en bonos hipotecarios, más que duplicando su balance en el proceso a cerca de 2,3 billones de dólares.

Analistas de Goldman Sachs dicen que la Fed podría decidir finalmente que las compras de activos a gran escala son necesarias.

"Las próximas medidas incluirían un compromiso más fuerte de mantener las tasas de interés en niveles bajos y/o la compra de activos por al menos 1 billón de dólares, probablemente en bonos del Tesoro", dijo Jan Hatzius, economista de Goldman Sachs.

Otro gran programa de compra de bonos podría generar acusaciones de que el banco central está monetizando la deuda, algo que los funcionarios de la Fed no estarían dispuestos a aceptar.

Pero si la decisión es entre esta acusación y una nueva recesión, la Fed podría optar por actuar.

Un informe del martes mostró que los salarios por hora cayeron a una tasa anual del 0,7 por ciento en el segundo trimestre, manteniendo los costos laborales en una tasa de avance menor de lo esperada del 0,2 por ciento.

El dato refuerza el escenario de baja inflación que da cierto margen a la Fed para adoptar una política aún más expansiva.

Reporte de Pedro Nicolaci da Costa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below