8 de abril de 2010 / 18:02 / en 7 años

ANALISIS-Costo deuda Argentina cae, pero preocupación continúa

* Argentina busca tasas de un dígito para nuevos bonos

* Aceptación canje, clima mercado global impactará tasa

* Gobierno evalúa emisión bono junto con canje de deuda

Por Kevin Gray

BUENOS AIRES, abr 8 (Reuters) - Argentina, que se convirtió en un paria financiero tras su descomunal cese de pagos de deuda en 2001/2002, está listo para volver a los mercados globales de crédito pagando menores tasas por préstamos, pero las preocupaciones sobre la economía del país persisten.

Los mercados aplaudieron el plan de la presidenta Cristina Fernández de reabrir el canje para los tenedores de bonos incumplidos por aproximadamente 20.000 millones de dólares, una operación que pavimentará el camino de Argentina para emitir nueva deuda en el exterior por primera vez en ocho años.

Los precios de los bonos argentinos subieron notablemente en los últimos meses y su riesgo crediticio cayó casi a mínimos de 18 meses, por la expectativa de que una alta proporción de inversionistas tomará parte del canje que se lanzará la semana próxima.

El Gobierno ha enviado fuertes señales de que sólo accederá al mercado de bonos si logra una tasa de interés de un dígito, algo que los analistas dicen es cada vez más probable por el apetito de riesgo que tienen los inversores globales y también por la alta tasa de participación que se espera en el canje.

"Si Argentina logra pagar tasas de un dígito, será un reflejo de factores globales más que locales", dijo Neil Shearing, analista en Capital Economics de Londres.

Los "problemas institucionales históricos de Argentina y las dudas respecto de la sustentabilidad de su recuperación justificarían una tasa de dos dígitos", agregó.

La tasa de interés de cualquier nueva emisión es un tema políticamente sensible para Fernández, cuya aprobación pública cayó al 20 por ciento y enfrenta un ajustado financiamiento y obligaciones de deuda este año por hasta 15.000 millones de dólares.

Fernández ha enfrentado críticas de que sus medidas económicas intervencionistas han ampliado la brecha en la percepción de los inversionistas en comparación con los vecinos Brasil y Uruguay, que accedieron a los mercados de bonos en los últimos meses pagando tasas de entre 5 y 6 por ciento.

El revuelo político sobre la decisión de Fernández de usar reservas del Banco Central para pagar deuda y las continuas acusaciones de que el Gobierno manipula datos económicos para ocultar la subida de precios también dañó su credibilidad con los inversores.

Hace menos de dos años, Argentina, prácticamente fuera de los mercados internacionales de crédito, colocó deuda directamente con su aliado político Venezuela, a tasas de aproximadamente 15 por ciento.

Se espera que Argentina, la tercera mayor economía de América Latina, crezca más de un 5 por ciento este año, de acuerdo con el Gobierno, pero está luchando con una fuerte inflación que se espera llegue a entre un 20 y un 30 por ciento en el 2010, impulsada por un aumento en el gasto público, según economistas.

PLANES DE CANJE

Siobhan Morden, director de estrategia de América Latina en RBS Securities en Stamford, Connecticut, dijo que las probabilidades de que Argentina regrese al mercado de bonos pagando menos del 10 por ciento son "bastante altas".

Las tasas actuales de algunos bonos argentinos se ubican por encima del 10 por ciento. La tasa de aceptación y términos finales del canje determinarán si los precios de los bonos continúan subiendo, dijo Morden.

Carola Sandy, una analista con Credit Suisse en Nueva York, dijo que tasas de un dígito son "plausibles".

El canje de deuda está dirigido a bonistas que rechazaron un fuerte descuento en la reestructuración del 2005, que pagó 33 centavos por cada dólar y enojó a inversores.

Aproximadamente un cuarto de los bonistas rechazaron el acuerdo, y algunos demandaron al Estado con el objetivo de recuperar el valor total de sus bonos, algo que cerró casi por completo el mercado de crédito para Argentina.

Pedidos recientes para la reapertura a los organismos reguladores de Italia y Japón indicaron algunos términos del canje, pero varios aspectos de la oferta todavía no se conocen, incluyendo si Argentina hará pagos de intereses retrasados sobre los bonos y un pago de diciembre en cupones atados al crecimiento económico.

Esos endulzantes podrían atraer una tasa de aceptación más alta. El Gobierno espera que aproximadamente el 60 por ciento de los bonistas participen en el canje, pero muchos analistas dicen que podrían conseguir hasta un 80 por ciento.

El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo que la operación se abrirá el 14 de abril. La primera etapa del canje, que se espera dure una semana, apuntará a los inversionistas institucionales, muchos de los cuales ya han expresado interés en participar, de acuerdo a funcionarios del Gobierno.

Un grupo de inversionistas que tienen aproximadamente 10.000 millones de dólares en valor nominal de bonos argentinos incumplidos presentaron una propuesta el año pasado al Gobierno, que funcionó como guía para la oferta de canje, y que ya han acordado aceptar.

El anuncio de los términos del canje y una alta tasa de aceptación entre inversores institucionales podría comprimir las tasas y atraer a inversores pequeños a participar en la segunda etapa, porque el valor del canje para los inversionistas mejora cuando los precios de los bonos suben.

Argentina está considerando emitir un nuevo bono en la semana posterior a la primera semana del canje, dijo un funcionario del Gobierno que pidió no ser nombrado.

El resultado del canje será crucial para los intentos de Argentina de mejorar su relación con los inversionistas.

Pero Franciso Velasco, un analista de crédito con la correduría de mercados fronterizos Exotix, dijo que una vez que el canje concluya, los inversores probablemente regresarán su atención a las dificultades económicas del país.

"Una vez que baje el revuelo del canje, creo que la gente mirará con mucha atención a algunos problemas macroeconómicos que no están siendo atendidos", indicó.

Traducido por Juliana Castilla, Editado por Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below