8 de junio de 2010 / 20:24 / hace 7 años

ACTUALIZA 2-Caso de Honduras y Argentina se imponen en la OEA

8 MIN. DE LECTURA

* Misión Honduras debe entregar informe a fines de julio

* Argentina encuentra apoyo en disputa por islas Malvinas

* Cita general de OEA culminará con Declaración de Lima

(Actualiza con intervención de canciller argentino y reacción de presidente de Honduras)

Por Patricia Vélez y Teresa Céspedes

LIMA, jun 8 (Reuters) - La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el martes enviar una misión a Honduras para evaluar la posibilidad de su retorno a la organización, mientras que el bloque apoyó por aclamación a Argentina en su denuncia referida a la soberanía de las islas Malvinas.

La OEA se apresta a clausurar su 40 Asamblea General que se realiza en Lima, con la "Declaración de Lima", que según un borrador del texto subraya compromisos de paz y seguridad e invoca la búsqueda de soluciones políticas a controversias.

Los cancilleres y representantes de la OEA, que el año pasado suspendió a Honduras tras un golpe de Estado contra el entonces mandatario Manuel Zelaya, dialogaron en la víspera por horas hasta acordar la conformación de un grupo que presentará a más tardar el 30 de julio sus recomendaciones a la entidad.

La suspensión de Honduras que la OEA realizó el 4 de julio se basó en el argumento de que Tegucigalpa no podía seguir en la organización al haberse apartado del sistema democrático.

Pese a no estar en la agenda, la situación de Honduras acaparó gran parte de la atención en la cita del organismo, que buscó un consenso sobre el tema de la reincorporación de ese país, pero encontró diferencias entre sus integrantes.

Luego del golpe de Estado en Honduras, el gobierno de facto celebró elecciones ganadas por el empresario Porfirio Lobo, quien ha ofrecido a Zelaya que retorne, pero el derrocado ex presidente considera que no tiene garantías para volver.

En Tegucigalpa, Lobo saludó la decisión de la OEA de enviar una misión a su país, la que calificó de muy importante para normalizar las relaciones internacionales de Honduras.

"Todo está en el marco de lo que debe ser el respeto a los derechos humanos", afirmó a una radio hondureña.

Varios gobiernos de la región, como Venezuela y Brasil, aún no reconocen la legitimidad de Lobo como presidente, pero otros como Colombia y Perú han reconocido su elección.

El viceministro para América Latina y el Caribe de Venezuela, Francisco Arias Cárdenas, criticó la misión a Honduras y dijo que ello fue una presión de la secretaria de Estados de Estados Unidos, Hillary Clinton, quien en la víspera "convenció" del tema a los cancilleres del bloque.

Clinton dijo que "había que oir las razones de la otra parte mientras almorzábamos; hay que oir las razones entonces de los golpistas, nos preguntábamos, es decir las razones de los que con el poder y la fuerza imponen sus designios", dijo Arias Cárdenas, en reemplazo del canciller Nicolás Maduro.

Caso Argentino

Durante la asamblea de la OEA, Argentina denunció ante la organización la "ilegalidad" de la exploración de hidrocarburos que realiza Gran Bretaña en las disputadas islas Malvinas.

El canciller argentino, Jorge Taiana, pidió en un discurso que la organización impulse cuanto antes un diálogo entre Buenos Aires y Londres para discutir el tema, algo que fue aprobado por aclamación entre los 33 representantes de la OEA.

La "actividad ilegal trae aparejado un cúmulo de riesgos para la región en términos de amenazas ambientales como estamos siendo testigos en el Golfo de México (...) que pueden afectar no sólo a Argentina sino a todo el sur de nuestra región", afirmó el canciller argentino en la asamblea.

"A ello se agrega también el tono agresivo belicista que puede percibirse en el Gobierno británico lo cual no deja de ser preocupante para el continente en su conjunto", afirmó.

Buenos Aires ha buscado un diálogo, pero Londres se ha negado al afirmar que la soberanía de la isla es innegociable.

Ahora, el caso de un yacimiento explorado por la petrolera británica Rockhopper en las Malvinas, ha generado temores de que se renueven las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina, que hace casi 30 años libraron una guerra por las islas.

Una invasión argentina en 1982 provocó una guerra que dejó casi 1.000 muertos y terminó tras pocas semanas de enfrentamientos con la rendición del país sudamericano. Pero Argentina ha seguido reclamando la soberanía del territorio.

Durante la asamblea, Argentina recibió el respaldo de los representantes de Brasil, México, Chile, Perú, Bolivia, que abogaron al diálogo para el entendimiento con Gran Bretaña.

"Reafirmamos que los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña reanuden a la brevedad posible las negociaciones (...) para encontrar una solución pacífica a esta disputa de soberanía", dijo Alfredo Moreno, canciller de Chile, país que brindó su apoyo a Gran Bretaña durante la guerra con Argentina.

Declaracion De Lima

Mientras tanto, los cancilleres de la OEA afinan la "Declaración de Lima" que debe aprobarse al final del martes y que, según su borrador, señala la obligación de los Estados miembros de no recurrir al uso de la fuerza salvo en casos de legítima defensa y de conformidad con los tratados internacionales vigentes o cumplimento de dichos convenios.

Otro de los puntos que contiene el proyecto de declaración es la importancia de continuar promoviendo en el hemisferio un ambiente propicio para el control en el gasto de armamento.

Perú busca incluir como tema clave en la OEA el tema de la limitación de compra de armas, a fin de liberar recursos que puedan ser usados en la lucha contra la pobreza en la región.

Su propuesta, según fuentes diplomáticas, colisiona con algunas posturas que afirman que la adquisición de armas es una decisión soberana de cada país del hemisferio.

El presidente peruano, Alan García, recordó el domingo durante la inauguración del evento que en los últimos cinco años los países de América Latina compraron 25.000 millones de dólares en armas nuevas y se alistan a adquirir aún más por unos 35.000 millones de dólares en el próximo quinquenio.

En la sesión de la víspera, Estados Unidos planteó cambios en la OEA para que dinamice su rol como garante de la democracia y la integración regional, en momentos en que el organismo está bajo la lupa por sus divisiones internas.

La propuesta de Estados Unidos surge luego de que varios países de América Latina y el Caribe acordaron durante una cumbre del Grupo de Río en febrero crear un organismo diplomático que no incluya a Estados Unidos.

Escrito por Marco Aquino, Colaboración de Gustavo Palencia desde Tegucigalpa, editado por Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below