5 de mayo de 2010 / 18:36 / hace 7 años

ACTUALIZA 2-Crisis griega podría postergar nuevo bono argentino

* Emisión bono 2017 argentino podría postergarse

* Crisis griega dificulta alcanzar rendimiento de un dígito

* Tasa aceptación canje deuda sería alta pese turbulencia

(Actualiza datos de bonos al cierre)

Por Walter Bianchi

BUENOS AIRES, mayo 5 (Reuters) - La aversión al riesgo desatada por la crisis financiera griega podría obligar a Argentina a retrasar sus planes de emitir 1.000 millones de dólares en un nuevo bono global 2017 en conjunto con su canje de deuda impaga, dijeron el miércoles fuentes del mercado.

Presionada por las difíciles condiciones de financiamiento que atraviesa, la segunda economía de Sudamérica está ansiosa de volver a los mercados globales para recaudar capital por primera vez en más de ocho años, pero este puede no ser el mejor momento.

"Mala suerte para el Gobierno argentino y mala suerte para el país en general", dijo la consultora Delphos investment respecto al lanzamiento del canje de deuda.

El diferencial de riesgo de Argentina, la diferencia entre el rendimiento del bono de referencia del país frente a su par de Estados Unidos, ha trepado por sobre los 700 puntos básicos después de caer a cerca de 580 puntos básicos en abril de cara a la operación de canje 11EMJ.

A las 1940 GMT, el riesgo trepaba 31 unidades hasta los 721 puntos básicos.

Como una forma de hacer de la nueva deuda algo más agradable políticamente en el país, funcionarios argentinos han insistido en que sólo aceptarán emitir bonos con un rendimiento de un dígito, es decir, por debajo del 10 por ciento.

Sin embargo, la mayoría de los bonos del país operan actualmente con tasas de rentabilidad de dos dígitos.

"La situación internacional no afectará al proceso de canje, pero sí afectará la tasa con que la que Argentina puede colocar el nuevo bono", dijo Augusto Fariña, operador de Amirante Gallitis Sociedad de bolsa.

Agregó que "la tasa del nuevo bono no será de un dígito".

Funcionarios de Gobierno preveían inicialmente que la nueva emisión sería una parte fundamental de la operación de canje por hasta 18.300 millones de dólares en bonos en mora a cambio de nuevos bonos y dinero en efectivo, cuyo término está fijado para el 7 de junio.

MUCHOS VAIVENES

Pero posteriormente han señalado que la venta del bono global dependerá de las condiciones del mercado.

Un administrador de fondos en Londres que estuvo en la presentación en que Argentina promocionó su operación de canje dijo que los funcionarios son "inflexibles" respecto a mantener el rendimiento del bono a emitir en un sólo dígito.

"Les dijimos que eso es muy ambicioso, especialmente en el mercado de hoy, por lo que el bono quizás tenga que ser pospuesto si ellos se apegan a esta meta", dijo el administrador de fondos, que pidió no ser identificado.

"Pero si vemos un dato positivo sobre las nóminas no agrícolas en Estados Unidos esta semana y la votación en Alemania de una aprobación (a la entrega de ayuda a Grecia) va bien, entonces esto podría ser posible. Si ellos alcanzan un 9,97 por ciento y ofertas por 1.000 millones de dólares, creo que lo van a dudar", agregó.

El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, dijo el lunes que la turbulencia desatada por la crisis financiera griega no afectaría el canje. Otro funcionario argentino dijo a Reuters el martes que no comentaría el posible desempeño del nuevo bono.

Boudou reiteró este miércoles en Londres que va a haber un buen nivel de aceptación de la oferta de canje que se inició esta semana en Italia.

"Hubo una muy buena acogida", dijo Boudou en declaraciones citadas por la agencia oficial Télam.

Los bonos argentinos cayeron un 1,2 por ciento en promedio en las operaciones locales el miércoles, luego de que los inversionistas optaran por activos más seguros en medio de los temores sobre la situación en Grecia.

La mayor caída en la plaza porteña extrabursátil se anotó en los títulos 'Par' en dólares ARPARD=RASL, con una baja del 2,9 por ciento.

Analistas sostienen que a pesar de estos reveses, el canje de deuda argentino podría tener un buen desempeño, alcanzando una tasa de aceptación del 75 por ciento o más.

"A pesar de disminuir marginalmente el valor económico de la oferta, no descartamos que un 'sell-off' (liquidación) global pueda incluso aumentar la adhesión (al canje) por la mayor aversión al riesgo que eleva los riesgos de mantenerse como 'holdouts' (tenedoes de deuda impaga)", dijo Gustavo Ber de Estudio Ber, una consultora en Inversiones.

"Podría verse afectada a corto plazo la posibilidad de tomar fondos frescos a una tasa de un dígito, operación que debería eventualmente aplazarse hasta que se normalice el escenario internacional", agregó.

El Gobierno argentino está usando las reservas del Banco Central para pagar deuda y ha acudido en reiteradas ocasiones al estatal Banco Nación y a otras agencias en busca de financiamiento, desde que las demandas contra el masivo default del país en el 2002 le han cerrado las puertas al mercado de capital internacional.

Reporte adicional de Sujata Rao-Coverley en Londres; escrito por Hilary Burke

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below