3 de marzo de 2011 / 18:55 / hace 6 años

Inflación lleva argentinos a endeudarse con tarjetas de crédito

6 MIN. DE LECTURA

* Crédito consumo sube con inflación y estabilidad laboral

* Estímulo a gasto perjudicará crecimiento futuro economía

* Rentabilidad bancos focalizada en préstamos a corto plazo

Por Juliana Castilla

BUENOS AIRES, mar 3 (Reuters) - Una constante escalada de precios estimula a muchos argentinos a aumentar sus gastos mediante las tarjetas de crédito, en una apuesta por adelantar erogaciones y ganar la carrera a una inflación que erosiona sus ingresos.

Compras de electrodomésticos, muebles y otros bienes de consumo pagaderos en numerosas cuotas y sin interés se están tornando un hábito en el país, donde los préstamos con tarjeta de crédito crecieron un 45 por ciento en el 2010 en medio de una inflación cercana al 25 por ciento.

Analistas ven en la inflación la causa y consecuencia del fuerte avance del crédito al consumo, y advierten que el crecimiento futuro de la economía podría verse afectado por la decisión de las familias de gastar en lugar de ahorrar, en un país que cuenta con pocas fuentes de financiamiento para inversiones.

"El incremento (del crédito al consumo) en el 2010 está asociado por un lado a las expectativas de inflación creciente de los individuos que impulsa el consumo y por ende el crédito, y por el otro, a la baja tasa desempleo que hay actualmente", dijo Valeria Azconegui, analista de la consultora Moody's.

Con una elevada inflación, que el Gobierno no reconoce en sus estadísticas, el sistema bancario se ha concentrado en el lucrativo negocio de los préstamos al consumo, dejando de lado los créditos de largo plazo.

"El límite de este negocio es el momento en que la gente empiece a acumular saldos impagos que sí devengan intereses muy altos", dijo Jorge Todesca, ex viceministro de Economía y titular de la consultora Finsoport.

"Para los que acumulan saldos impagos, el 'sin interés' deja de existir", agregó, advirtiendo que desalentar el ahorro golpeará el crecimiento económico en el futuro.

Dolor De Cabeza

El alza de precios es una de las principales preocupaciones de los argentinos cuando faltan ocho meses para las elecciones presidenciales, según encuestas de opinión.

El Gobierno reconoció apenas una inflación del 10,9 por ciento en el 2010, pese a haber acordado mejoras salariales con empleados públicos en torno al 27 por ciento y haber avalado incrementos entre privados cerca de esos niveles.

De acuerdo con Esteban Fernández Medrano, director de MacroVisión Consulting, el crecimiento de préstamos a titulares de tarjetas de crédito en el 2010 fue más del doble del registrado en el 2009.

"Para alcanzar niveles de crecimiento de esta fuerza hay que remontarse al 2006. Pero había que tener en cuenta que la base de comparación de esos años era débil porque veníamos de la crisis (económica) de 2002, y había una contracción muy fuerte de la base de crédito", agregó.

Las expectativas de inflación para los próximos 12 meses se mantienen hace más de un año por encima del 30 por ciento, de acuerdo a una encuesta realizada por la Universidad Torcuato Di Tella.

Enorme Distorsion

El consumo en cuotas se disparó un 60 por ciento en el 2010 respecto del 2009, de acuerdo con datos del Banco Galicia. El Mundial de Fútbol disparó las ventas de televisores LED Y LCD, de la mano de promociones para comprarlos en 50 cuotas sin interés.

Los planes de venta en cuotas han sido una estrategia muy utilizada por los bancos en el último año, tanto para la compra de bienes duraderos como de pasajes aéreos.

"Nosotros nos compramos un televisor en 30 cuotas, que se las va a ir comiendo la inflación", dijo María Elisa Sardi, una abogada de 26 años.

"Si tenés tasas nominales por debajo de la inflación, que es lo que pasa en Argentina, tenés tasas reales negativas, eso es un aliciente para el consumo, sea como sea, contra ingreso corriente o endeudándote", dijo el analista senior de la consultora Nomura en Nueva York Boris Segura.

Ese escenario, agregó, crea "una distorsión enorme, porque promovés consumo, promovés endeudamiento, pero desalentás el ahorro, lo cual no es conveniente en ninguna economía".

Se espera que la inflación en el 2011 tenga un piso del 27 por ciento, según consultoras privadas, y que el gasto mediante crédito continúe en auge, de la mano de la subida de precios.

"Cuando voy al súper (mercado) trato de comprar de más en las cosas que sé que van a aumentar, como shampoo, papel higiénico. También compré una Blackberry en enero, y recién la empiezo a pagar en marzo, así que espero zafar (evitar el aumento) algo ahí también", dijo Graciela Deganis, una secretaria de 58 años.

Reporte adicional de Guido Nejamkis, Editado por Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below