En busca de apoyo argentino, Carstens dice FMI debe ser sensible

viernes 3 de junio de 2011 19:27 ART
 

BUENOS AIRES, jun 3 (Reuters) - El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo el viernes que la elección del nuevo jefe del FMI debe ser "transparente", y al pedir el apoyo de Argentina a su candidatura de director gerente indicó que el organismo debe tener sensibilidad para tratar con cada país.

Carstens viajó a Buenos Aires tras visitar Brasilia esta semana en busca de apoyo latinoamericano a su candidatura como director gerente del FMI, organismo al que muchos en Argentina aún culpan por la crisis de 2001/2002, cuando el país declaró la mayor cesación de pagos de la historia, un episodio que aún lo mantiene alejado de los mercados voluntarios de crédito.

El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, dijo que aún no definió si respaldaría la candidatura de Carstens, quien ocupó años atrás el puesto de subdirector gerente de la entidad con sede en Washington.

Argentina, tras esa cesación de pagos, y con una política económica que contrarió recomendaciones del FMI, logró normalizar más de un 90 por ciento de su deuda incumplida y su economía inició desde fines de 2002 un período de sostenida expansión.

Carstens, al responder sobre el papel del FMI respecto al colapso de la tercera economía latinoamericana una década atrás, aclaró que su trabajo en el organismo no estaba directamente relacionado con el país, pero dijo que "el fondo hizo un error histórico en haberse desasociado de Argentina" que, agregó, recibió "un tratamiento demasiado fuerte".

El banquero central mexicano, además, agregó que no deben darse recetas únicas para cada nación, asegurando que "cada país necesita su atención personal" y que "el Fondo sobre todo necesita tener la sensibilidad de considerar dónde están los aspectos específicos de cada país".

Carstens, un destacado economista de la Universidad de Chicago, veterano de varias crisis financieras en México, lanzó su candidatura a jefe del FMI en medio de los reclamos de los países emergentes para que se considere a un candidato del mundo en desarrollo.

En la carrera compite hasta el momento con la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde.

(Reporte de Hilary Burke, con reporte adicional de Juliana Castilla, Escrito por Guido Nejamkis)