4 de noviembre de 2010 / 1:14 / hace 7 años

ACTUALIZA 3-Fed asume medida audaz para apuntalar economía EEUU

6 MIN. DE LECTURA

(Actualiza con columna de Bernanke)

Por Pedro da Costa y Mark Felsenthal

WASHINGTON, nov 3 (Reuters) - La Reserva Federal lanzó el miércoles una nueva y controversial política, al comprometerse a comprar 600.000 millones de dólares más en bonos del Gobierno hasta mediados del próximo año, pese a la inquietud de que el programa podría hacer más daño que beneficio.

La decisión, que lleva a la Fed a terreno desconocido, tiene como objetivo disminuir aún más el costo del préstamo al consumidor y las empresas, que aún sufren los efectos de la peor recesión en décadas.

El banco central de Estados Unidos dijo que comprará cerca de 75.000 millones de dólares mensuales en bonos del Tesoro de largo plazo. Agregó que revisaría regularmente el ritmo y tamaño del programa y lo ajustaría dependiendo del ritmo de la recuperación.

"La economía está saliendo lentamente de un agujero profundo", dijo Brian Bethune, economista de IHS Global Insight en Lexington, Massachusetts. "La Fed está adoptando las decisiones correctas aquí para subir un poco el ritmo", agregó.

Los críticos dentro y fuera del banco central temen que la política de la Fed llevaría a una alta inflación y están preocupados porque las bajas tasas de interés en Estados Unidos podrían avivar burbujas de activos en otros países y desestabilizar sus monedas.

Pero con la economía creciendo sólo a un 2 por ciento interanual en el tercer trimestre y una tasa de desempleo que no baja del 9,6 por ciento, la Fed está bajo presión por tomar más medidas para estimular la actividad empresarial.

Alto Desempleo, Baja Inflacion

En el comunicado emitido tras el encuentro, la Fed describió a la economía como "lenta" y dijo que los empleadores seguían renuentes a aumentar las nóminas. Dijo también que las medidas de inflación "eran de alguna manera bajas".

La Fed dijo que "el avance hacia sus objetivos ha sido decepcionantemente lento", refiriéndose a su mandato doble de mantener la estabilidad de precios y fomentar el máximo empleo sostenido.

Sin embargo, esos objetivos domésticos parecen estar creando problemas en el extranjero.

Con la perspectiva de un largo período de rendimientos ultrabajos en Estados Unidos, los inversores están mudando sus capitales hacia los mercados emergentes, presionando al alza las monedas de esas economías. Los mercados emergentes, preocupados por la perdida de competitividad de sus exportaciones, ya han reclamado.

"Estamos todos bajo el ataque de una política monetaria relajada en Estados Unidos", dijo el martes a inversionistas el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry.

Con 14,8 millones de estadounidenses desempleados, las fábricas operando por debajo de su capacidad, y la inflación bajo el rango que la Fed preferiría, algunos funcionarios ven el riesgo de un ciclo deflacionario donde los consumidores reduzcan sus compras, ahogando el crecimiento económico.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo en una columna de opinión publicada el miércoles en el sitio web del diario Washington Post, que los diseñadores de políticos no podían quedarse de brazos cruzados frente al anémico panorama económico.

El sostuvo que la preocupación de que la política monetaria poco convencional podría generar un futuro brote de inflación es "exagerada".

"Una inflación demasiado baja puede presentar riesgos si la economía tiene problemas. En el caso más extremo, una inflación muy baja puede convertirse en deflación, lo que puede contribuir a largos periodos de estancamiento económico", escribió Bernanke.

Apagada Reaccion De Mercados

El tamaño general del programa fue ligeramente mayor que los 500.000 millones de dólares que esperaban muchos analistas, aunque el ritmo de compras mensuales estuvo cerca de las expectativas de unos 100.000 millones de dólares mensuales.

La reacción del mercado fue inicialmente volátil pero al final del día se mantuvo intacta la reciente tendencia al alza en las acciones y a la baja del dólar estadounidense.

El índice Standard & Poor's 500 de acciones estadounidenses sólo subió un 0,37 por ciento tras pérdidas iniciales y el dólar cayó contra el euro.

Aunque persisten las dudas sobre la capacidad de las compras de bonos para revivir una economía moribunda, existe la sensación de que la Fed está abierta a hacer más si la recuperación continúa débil.

"La (Fed) todavía se inclina hacia relajar la política monetaria y ve el programa como de final abierto", dijo Ward McCarthy, economista financiero en jefe de Jefferies en Nueva York.

Cerca del 90 por ciento de sus compras se centrarían en bonos del Tesoro con vencimientos entre dos años y medio y 10 años, dijo el Banco de la Reserva Federal de Nueva York en un comunicado.

Reporte adicional de Emily Kaiser; Editado en Español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below