1 de junio de 2010 / 19:16 / en 7 años

ANALISIS-Pequeños inversores divididos por canje deuda Argentina

* Minoristas tienen hasta 22 de junio para entrar a canje

* Deben decidirse por canje o batallas judiciales

* Pequeños inversores, cruciales para éxito operación

Por Hilary Burke

BUENOS AIRES, jun 1 (Reuters) - Pequeños inversores que aún tienen bonos argentinos tras ocho años del cese de pago de la deuda están divididos entre aceptar el canje del Gobierno, que implica grandes pérdidas, o continuar con una batalla legal que podría no rendir los frutos buscados.

Estos acreedores son considerados clave para el éxito del canje de deuda de 18.300 millones de dólares, luego de que la participación de inversores institucionales fuese menor a la esperada.

Esto amenaza la apuesta del Gobierno de limpiar los remanentes de la cesación de pagos por 100.000 millones de dólares mientras busca regresar a los mercados globales de crédito.

En la noche del lunes, el Gobierno extendió en dos semanas la fecha límite del canje hasta el 22 de junio, otorgando más tiempo a los inversores minoristas de Italia y el resto del mundo para canjear sus títulos por nuevos bonos y efectivo.

“Muchos italianos, después de casi diez años de espera, se sumarán a esta oferta, no porque es justa, sino porque están desesperados”, dijo Gianfranco Lucifora, un ingeniero italiano de 72 años que compró bonos en 1999.

Pero Lucifora, que pertenece a un grupo que ganó un fallo de una corte de Alemania contra Argentina, dice que no es uno de ellos y simplemente rechazó el canje.

“¿Cómo puede proponer el Gobierno darle a gente como yo, pensionados, bonos que vencen en 28 años?. Es una vergüenza”, dijo.

Muchos de los llamados acreedores ‘hold out’, que rechazaron un canje similar en el 2005, iniciaron demandas en Estados Unidos y en cortes de Europa para recuperar el valor completo de sus títulos, algo que bloqueó el acceso de Argentina a los mercados globales de crédito.

El Gobierno apunta a una aceptación de por lo menos el 60 por ciento en este canje, para trabar las demandas y retomar la emisión de deuda en el exterior. Inversores institucionales entregaron unos 8.500 millones de dólares en la primera fase del canje, o casi el 46 por ciento del total.

El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, viajó dos veces a Italia para mejorar el apoyo al acuerdo, reuniéndose con bonistas y ejecutivos de bancos. Funcionarios de Gobierno también visitaron Alemania y Gran Bretaña, entre otros países.

Pero la crisis de deuda europea está jugando en contra de Argentina, generando caídas en los precios de los bonos del país mientras los inversores se deshacen de activos de riesgo.

Funcionarios dijeron que extendieron la fecha límite del canje por cuestiones de mercado en respuesta a un pedido de la asociación de bancos de Italia. Varios analistas indicaron que también podrían estar esperando un rebote del mercado que aumentaría la aceptación.

Pero es poco probable que pequeños inversores tomen una decisión basándose en el valor de mercado actual de la operación, dijo Nicola Stock, presidente de Task Force Argentina de Italia, cuyos miembros tienen aproximadamente 4.300 millones de dólares en deuda incumplida.

“Eso es para los inversores institucionales”, dijo, y remarcó que el Gobierno negoció los términos del canje con los grandes inversores y “fondos especuladores”, pero no con los minoristas.

El grupo de Stock ha demandado a Argentina en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial. Pero los miembros del grupo son libres de abandonar la demanda y entrar al canje si lo desean.

VACACIONES EN LA PLAYA

En Italia, más de 20.000 llamados de minoristas fueron recibidos hasta ahora por Georgeson, el agente de información del canje, con consultas que aumentaron la semana pasada.

Los inversores minoristas entregaron unos 500 millones de dólares en bonos hasta ahora, dijo Boudou el martes, confirmando reportes de la prensa.

Otros 2.000 millones de dólares tendrían que entrar al canje para que el Gobierno alcance su meta de 60 por ciento.

En Alemania, Stefan Engelsberger, un pequeño inversor profesional de 44 años que convirtió la causa de los bonistas en una cruzada personal, dijo que ha desistido de tratar de conseguir un mejor acuerdo, y entregará sus bonos.

Esta semana planea cerrar su grupo I.G. Argentinien, que alguna vez representó a 300 acreedores privados de habla alemana.

“Yo iba a mantenerme fuera de los canjes para siempre”, dijo Engelsberger. “Pero sólo puedes hacer esto si tienes otros activos con altos ingresos, como tienen los fondos de deuda de alto riesgo. Pero yo no puedo costear esto, necesito un ingreso mensual de mis inversiones”, afirmó.

Engelsberger dijo que entregará los bonos que tiene desde el 2001, y está comprando más deuda incumplida de Argentina en el mercado para recibir un pago mayor en efectivo a través del canje.

“Me darán bastante efectivo para irme de vacaciones a la playa. Y el inversor que se mantenga afuera no obtendrá nada”, dijo.

Los ‘hold outs’ esperan recibir pagos por daños mediante fallos de cortes internacionales, a pesar de la dificultad de embargar los activos de un Estado soberano en el exterior debido a inmunidad diplomática.

Argentina no emitió deuda bajo legislación internacional por miedo a que esos activos pudiesen ser embargados para pagarle a acreedores que ya ganaron sus juicios.

El Gobierno espera que esta segunda reestructuración sea suficiente para calmar las demandas y permita un regreso limpio a los mercados de crédito.

Argentina había planeado una emisión de 1.000 millones de dólares para un bono global en conjunto con el canje, pero esto quedó en espera por las condiciones actuales del mercado.

Christel y Max Bohrer, una pareja de hermanos alemanes que tienen un negocio familiar y maneja inversiones, esperan que sus demandas en Nueva York lograrán recuperar varios millones de dólares en bonos argentinos que compraron antes del cese de pagos.

Dijeron que son “naturalmente escépticos” respecto de la posibilidad de recibir pago por daños de Argentina, pero no entrarán al canje porque sus abogados “insisten en que ese bloqueo será posible en algún momento del futuro, si y cuando Argentina reciba dinero de mercados de capitales externos”.

Reporte adicional de Daniel Flynn y Stefano Bernabei en Roma y Kevin Gray en Buenos Aires

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below