REENVÍO-BREAKINGVIEWS-Dirigir el banco central argentino es una tarea imposible

jueves 2 de octubre de 2014 17:00 ART
 

(Elimina palabra sobrante del título)

Por Martin Hutchinson

NUEVA YORK, 2 oct (Reuters) - Dirigir el banco central de Argentina es una tarea imposible. La renuncia de Juan Carlos Fábrega convierte a Alejandro Vanoli en el cuarto jefe en la misma cantidad de años.

Vanoli tiene que combatir una espiral inflacionaria y una caída de las reservas de divisas del país. También debe lidiar con las políticas intervencionistas del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández y con el default de la deuda.

Puede que el nuevo jefe del Banco Central sea más cercano a Fernández, pero -tal como sus predecesores- es poco probable que se mantenga en el cargo.

Los últimos cinco años muestran una relación cada vez más fracturada entre el Gobierno y quien tendría que ser el conductor principal de la política monetaria.

La decisión del Gobierno de Fernández de usar 6.700 millones de dólares de los 50.000 millones de dólares de las reservas del país para pagar una deuda externa molestó tanto al entonces presidente del Banco Central, Martín Redrado, que renunció en enero de 2010.

Y Redrado era considerado leal al Gobierno argentino, tras haber servido desde 2004 en el Gobierno de Néstor Kirchner, el marido de Fernández.

Su reemplazante, Mercedes Marcó del Pont, logró mantenerse al menos por un tiempo. Aplicó las políticas monetarias expansivas que prefería Fernández, que hicieron que la inflación se disparara, aunque las cifras oficiales subestimaran la magnitud del problema.   Continuación...