Argentina vuelve a atacar a juez EEUU a cargo de la causa por deuda en default

miércoles 13 de agosto de 2014 10:54 ART
 

BUENOS AIRES, 13 ago (Reuters) - El Gobierno argentino desafió el miércoles al juez estadounidense Thomas Griesa a que cumpla con su amenaza de declarar en desacato al país por negarse a cumplir con una sentencia para compensar con cientos de millones de dólares a sus acreedores con deuda en default.

El magistrado amenazó la semana pasada con considerar al país sudamericano en rebeldía si no retoma las negociaciones con los fondos de cobertura NML y Aurelius, y no cesa sus declaraciones sobre que no tiene obligaciones financieras pendientes con sus acreedores.

"El juez no libera una orden de desacato porque no la puede aplicar a un país soberano", aseguró a periodistas el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en un abierto desafío a Griesa.

Griesa bloqueó los pagos de los bonos argentinos emitidos bajo leyes extranjeras hasta que el país no acate el fallo para compensar con 1.330 millones de dólares mas intereses a los "holdouts" que durante años batallaron en cortes internacionales para recuperar el valor de los títulos que el país dejó de honrar en su masiva cesación de pagos del 2002.

La decisión impidió que Argentina honrara a fines de julio los intereses de sus bonos Discount, cayendo en su segundo default en poco más de una década.

Sin embargo, el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández ha dicho que cumplió con el pago del título ya que depositó en las cuentas de Buenos Aires de su agente de pago, el Bank of New York Mellon (BONY), los fondos necesarios para cancelar el cupón del Discount.

Pero, el BONY no pudo completar el proceso de transferencia a las cuentas de los tenedores del bono por la orden de Griesa, que ha dicho públicamente que el país está en default.

Argentina abandonó hace dos semanas la mesa de negociaciones furiosa con el mediador designado por el magistrado, a quien acusó de ser imparcial en favor de los fondos de cobertura que califica de "buitres".

El país ha dicho que no está en condiciones de negociar un acuerdo con los holdouts porque podría recibir demandas de hasta 400.000 millones de dólares de los acreedores que participaron de dos reestructuraciones de deuda en default, en el 2005 y en el 2010, en las cuales canjearon sus títulos a cambio de fuertes quitas.   Continuación...