BREAKINGVIEWS--El costo de oportunidad para Argentina es una razón para llegar a un acuerdo

lunes 28 de julio de 2014 18:18 ART
 

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Martin y Hutchinson

NUEVA YORK, 28 jul (Reuters Breakingviews) - Los negociadores argentinos deben pensar en el costo de oportunidad. El fracaso para alcanzar un acuerdo con los acreedores "holdout" antes del miércoles quizás no empeore las cosas de inmediato, pero sería un retroceso en los recientes esfuerzos de Argentina para ganar el favor de los financistas internacionales, esfuerzos que podrían resultar beneficiosos para la economía del país.

Si no puede alcanzar un acuerdo con los fondos de cobertura encabezados por una filial de Elliott Management, que quieren cerca de 1.500 millones de dólares en pagos por una deuda anterior a la última reestructuración, ocurriría que, según fallos de una corte de Nueva York, tampoco se le permitirá a la nación sudamericana pagar a otros acreedores. Esos tenedores de bonos aceptaron una quita en el canje de nuevos bonos después de que Argentina declaró un default la década pasada.

Argentina tiene dos problemas financieros. Uno es que los fondos de cobertura son la punta del iceberg, con un grupo más grande de inversores tenedores de bonos relativamente pasivo a quienes se le debe potencialmente hasta 15.000 millones de dólares. Esa cifra supera la mitad de las reservas internacionales del país y es mucho más de lo que el Estado podría obtener fácilmente en préstamos.

Segundo, el país dijo a los acreedores que canjearon sus bonos que no ofrecería voluntariamente mejores términos a nadie más, al menos hasta que finalice este año, los llamados "derechos sobre ofertas futuras" o cláusula RUFO.

Elliott y los demás han dicho que podrían aceptar nuevos bonos en lugar de efectivo, lo que solucionaría el primer problema. Y el segundo puede solucionarse esperando.

Desde enero de este año Argentina ha alcanzado un acuerdo con Repsol por la nacionalización en 2012 de los intereses del grupo energético español en la empresa petrolera estatal YPF <YPF YPFD.BA>, reprogramó la deuda que le debe al Club de París de acreedores y reformuló su metodología para el cálculo de la inflación para ajustarse a las normas del FMI.

Todos esos pasos para comprometerse de nuevo con inversionistas internacionales podrían haber sido en vano si el país se declara otra vez en cesación de pago.

Y la necesidad de capital es inmensa. Solo la amplia formación patagónica de petróleo no convencional Vaca Muerta podría requerir de 300.000 millones de dólares para desarrollar sus potenciales recursos de gas y crudo, según la empresa Royal Dutch Shell. Eso es mucho más que las capacidades domésticas de financiamiento. Con inversión extranjera y deuda, no obstante, los hidrocarburos podrían comenzar a fluir mucho más pronto y fortalecer la economía como un todo.

Pareciera que tragarse el orgullo nacional y soltar 15.000 millones de dólares bien valdrían la pena. (Editado en español por Luis Azuaje)