Argentina amplía por cuarta vez un programa para blanquear capitales

viernes 27 de junio de 2014 08:52 ART
 

BUENOS AIRES, 27 jun (Reuters) - El Gobierno de Argentina prolongó por otros tres meses un programa para atraer miles de millones de dólares no declarados, con el que busca aliviar la necesidad de divisas del país, informó el viernes el Boletín Oficial.

Las autoridades propusieron perdonar a los evasores si con el dinero no declarado adquieren bonos en dólares para financiar proyectos en el sector energético y el mercado inmobiliario -conocidos como Baade y Cedin-, en momentos en que la divisa extranjera escasea y se cuidan las reservas del Banco Central.

El plazo original de tres meses venció a fines de septiembre pasado, pero ante el poco interés se dispuso prorrogar la medida hasta finales de diciembre, luego hasta marzo de 2014 y ahora hasta fin de septiembre venidero.

La medida comprende las tenencias de moneda extranjera en el país y en el exterior.

El Gobierno no ha logrado captar el interés deseado con la medida por la falta de credibilidad en sus políticas, de acuerdo a operadores, junto a una tradicional desconfianza de los argentinos por los cimbronazos de su historia económica.

Agregan que hasta el momento algo menos de 1.000 millones de dólares se habrían adherido al programa, de unos 4.000 millones a 5.000 millones de dólares previstos y de unos 200.000 millones de dólares que el Gobierno calcula que argentinos atesoran en el país y el extranjero de manera no declarada.

Oficialmente no se dieron detalles del nivel de aceptación del programa.

Argentina está prácticamente al margen de los mercados internacionales desde la suspensión de pagos de 2001-2002 por unos 100.000 millones de dólares, por lo que debe recurrir a otras herramientas para financiarse.

El país sudamericano está negociando contrarreloj una decisión de la justicia estadounidense que lo obliga a pagar unos 1.330 millones de dólares a acreedores que no aceptaron el canje de deuda lanzado en 2005 y 2010.

(Reporte de Jorge Otaola, editado por Gabriela Donoso)