Precios argentinos suben por devaluación a la espera de relajación del control cambiario

lunes 27 de enero de 2014 08:04 ART
 

BUENOS AIRES, 27 ene (Reuters) - La inesperada flexibilización del estricto control de cambios que mantenía, y hasta la semana pasada defendía, el Gobierno argentino ha dejado a inversores preguntándose qué es lo que le depara el futuro a la históricamente inestable tercera economía de Latinoamérica.

Dueños de comercios a lo largo del país se apresuraron durante el fin de semana para cambiar las etiquetas con los precios de productos importados, desde cigarros cubanos a televisores de origen asiático, reflejando la caída de más del 20 por ciento que en los últimos días registró el precio oficial del peso.

La escalada en los precios al consumidor se produjo luego de que el Gobierno dijera el viernes que este lunes levantará parcialmente una restricción de dos años a la compra de dólares para ahorro, tras una fuerte devaluación de la moneda local.

La flexibilización se produjo en medio de una importante caída en las reservas de divisas del Banco Central argentino, que el viernes terminaron cerca de los 29.000 millones de dólares, el nivel más bajo desde fines del 2006.

El nivel de las reservas internacionales argentinas sugería que la entidad no podría seguir interviniendo en el mercado de cambios con la libertad con que lo hizo regularmente por años.

Sin embargo, la autorización de la compra de dólares para el público general argentino seguirá presionando sobre las exiguas reservas de la moneda estadounidense, debido a que el organismo es la principal fuente de la divisa.

Condicionados por crisis económicas previas, los argentinos acuden al dólar para ahorrar y están obsesionados con el billete verde.

Fueron las restricciones a la compra de dólares que finalizarán el lunes las que llevaron a los ahorristas del país a acudir al mercado informal de la divisa para protegerse de la elevada tasa de inflación, una de las más altas del mundo.

El Gobierno, cuyos indicadores de inflación están fuertemente desacreditados y se encuentran muy por debajo de las cifras de analistas, apuesta que la relajación de los controles acortará la diferencia entre los valores del peso oficial y el del mercado informal.   Continuación...