Pánico en monedas emergentes obliga a bancos centrales a tomar medidas

viernes 24 de enero de 2014 12:28 ART
 

Por Carolyn Cohn

LONDRES, 24 ene (Reuters) - Los bancos centrales en el mundo en desarrollo intervenían el viernes en los mercados cambiarios para intentar estabilizar monedas que se depreciaban rápidamente en una ola de ventas en países emergentes.

Por factores internos y externos, básicamente la inquietud en torno a la economía china y los posibles nuevos recortes del alivio monetario de la Reserva Federal en Estados Unidos, se desplomaron esta semana monedas de economías emergentes, desde el peso argentino a la lira turca y el rublo ruso.

En un esfuerzo por frenar la fuerte devaluación de su moneda, el Gobierno argentino decidió sorpresivamente el viernes flexibilizar su estricto control cambiario después de que el peso sufrió en la víspera su peor desplome desde la crisis financiera del 2002.

Entre las medidas, el Gobierno anunció que desde el lunes los argentinos podrán comprar divisas para el ahorro, mientras que se reducirá al 20 por ciento desde el 35 por ciento el impuesto que se paga localmente para adquirir monedas extranjeras.

En tanto, la lira turca alcanzó mínimos históricos, pese a una intervención en la sesión previa por un monto estimado en unos 3.000 millones de dólares.

El rublo ruso y el rand sudafricano, mientras tanto, se debilitaban a niveles no vistos desde la crisis financiera del 2008-2009.

"Es una debilidad general de esas monedas de mercados emergentes -rublo, rand, lira- donde el mercado tiene una visión de que el banco central no actuará en forma apropiada ante la debilidad del mercado", comentó Ulrich Leuchtmann, jefe de estrategia cambiaria en mercados emergentes del banco Commerzbank en Fráncfort.

El peso argentino y la lira turca son sólo dos de varias monedas afectadas por la preocupación de los inversores con China y con la reducción de los estímulos en Estados Unidos, esperados para este mes, que probablemente influirán en el flujo de inversiones hacia economías emergentes.   Continuación...