ANALISIS-Más de lo mismo, la receta del nuevo gabinete económico de Argentina

martes 19 de noviembre de 2013 18:18 ART
 

Por Guido Nejamkis

BUENOS AIRES, 19 nov (Reuters) - Intervencionismo, una proliferación de controles y una dura relación con el sector privado han marcado la economía de Argentina desde que la presidenta Cristina Fernández fue reelecta hace dos años con abrumadora mayoría.

Aunque el descontento de muchos con este estilo de administración se reflejó en las elecciones legislativas de medio término de octubre, se espera que los nuevos ministros del área económica designados el lunes por la noche mantengan ese rumbo a rajatabla o incluso lo profundicen.

Fernández, que todavía cuenta con apoyo a su modelo sobre todo en los sectores más pobres de la población, nombró al economista izquierdista Axel Kicillof nuevo ministro de Economía, y al gobernador de la norteña provincia de Chaco, Jorge Capitanich, como jefe de Gabinete de ministros.

El cambio fue la primera decisión que tomó al reanudar el lunes la actividad oficial tras más de un mes de convalecencia por una operación para drenarle un hematoma en el cráneo.

"Para un inversor privado, Kicillof es una preocupación y para los argentinos es la ratificación de un rumbo económico. Todo seguirá siendo igual", dijo el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, quien ocupó el cargo bajo el gobierno del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y en parte de la primera presidencia de su esposa y sucesora.

Kicillof, que forma parte del estrecho círculo de asesores de Fernández, ha defendido el impopular control de cambios aplicado desde hace dos años para intentar frenar una huida de capitales que está drenando las reservas del Banco Central.

Y fue el cerebro detrás de la expropiación del control de la petrolera YPF a la española Repsol en el 2012.

Argentina ha venido abandonando en forma paulatina las políticas económicas de mercado para adoptar un programa más populista con generosos subsidios que abarcan desde el transporte público hasta los programas sociales.   Continuación...