Congreso argentino aprueba ley para atraer capitales no declarados

miércoles 29 de mayo de 2013 23:52 ART
 

BUENOS AIRES, 29 mayo (Reuters) - El Congreso argentino aprobó el miércoles a la medianoche una ley para captar miles de millones de dólares no declarados de inversores y ahorristas a través de la suscripción de bonos destinados a financiar proyectos en el sector energético y el mercado inmobiliario.

Con esta ley, aprobada con 130 votos a favor y 107 en contra, el Gobierno perdonará a los evasores a cambio de la adquisición de los títulos públicos, en momentos en que escasea la divisa extranjera en el país.

Las reservas del Banco Central cayeron alrededor de un 10 por ciento en lo que va del año ante la debilidad de la economía local.

La oposición, en cambio, sostiene que la nueva ley habilitará el ingreso de dinero ilegal al país.

"Se le está otorgando un traje a medida a los evasores (...) porque es sólo para los que tienen dólares y no le pedimos nada a cambio", dijo durante el debate el ex jefe del Banco Central y actual legislador de la oposición, Alfonso Prat-Gay.

Por su parte, los diputados oficialistas rechazaron las críticas, argumentando que el único beneficio que se otorga es la exención de impuestos.

"En ningún momento (la ley) suspende las normas sobre lavado de dinero (...) Cuando (el dinero) ingresa en el circuito bancario formal, las instituciones financieras de Argentina tienen la obligación de aplicar íntegramente la normativa de lavado de dinero", dijo el diputado oficialista Roberto Feletti, un ex viceministro de Economía que preside la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

El bono para financiar proyectos energéticos será emitido por el Gobierno con vencimiento en el 2016 con un cupón del 4 por ciento pagadero semestralmente, y la recaudación se destinará a la petrolera estatal YPF o a proyectos de hidrocarburos.

Este título se complementará con otro instrumento garantizado por el Banco Central para canalizar inversiones en el alicaído mercado inmobiliario local, perjudicado por controles de cambio y una pérdida de la confianza de los inversores.   Continuación...