COLUMNA-América Latina en 2030, la prosperidad compartida es posible: Hasan Tuluy

martes 30 de abril de 2013 08:59 ART
 

(Hasan Tuluy es columnista de Reuters, pero sus opiniones son personales)

Por Hasan Tuluy

30 abr (Reuters) - El Banco Mundial, bajo el liderazgo del Presidente Jim Yong Kim, ha centrado su atención en la ambiciosa y exigente labor de eliminar la pobreza extrema de la población mundial para el año 2030 y aumentar los ingresos del 40 por ciento más pobre con el fin de promover la prosperidad compartida.

Puede sonar atrevido, pero América Latina podría cumplir estos objetivos antes de tiempo.

La región ya ha avanzado significativamente en términos de reducción de la pobreza y sus gobiernos y economías han evolucionado considerablemente, adoptando las reformas políticas, sociales y económicas necesarias para hacerlas realidad.

Enfrentados a la mayor desigualdad del mundo, los gobiernos de la región, independientemente de su sesgo político, han convertido en prioridad el objetivo de mejorar las oportunidades de los menos afortunados.

Datos preliminares indican que en 2011 el 13,3 por ciento de los latinoamericanos vivía con 2,50 dólares o menos al día, el umbral de ingreso utilizado por el Banco Mundial para determinar la pobreza extrema en la región. Este porcentaje significa una reducción de casi un 50 por ciento en una década. Si en los próximos diez años la región nuevamente logra sacar a un porcentaje similar de su población de la extrema pobreza, habrá cumplido mucho más pronto con el objetivo de Kim para 2030.

Sin lugar a dudas América Latina todavía tendrá que hacer mucho más por el grueso de su población que vive como pobre moderado (17 por ciento) o vulnerables (35 por ciento). Los vulnerables devengan más que los pobres pero, al igual que ellos, carecen de la seguridad económica de la clase media.

Es para estos segmentos que la prosperidad compartida es sumamente crítica. De acuerdo a esta nueva visión -respaldada por autoridades financieras globales durante las últimas reuniones de primavera del Banco Mundial y el FMI- el Banco se enfocará en mejorar las oportunidades del 40 por ciento de la población mundial de menores ingresos. Esto significa garantizar que esta población tenga un mejor acceso a servicios básicos como educación y salud.   Continuación...