20 de abril de 2012 / 17:48 / en 5 años

Expropiación YPF castiga peso, aceleraría fuga dólares Argentina

6 MIN. DE LECTURA

* Presidenta Argentina anunció expropiación petrolera YPF a Repsol

* Decisión impulsó ampliación de brecha entre mercado oficial y paralelo

* Presión sobre peso se mantendrá, según analistas

Por Walter Bianchi y Jorge Otaola

BUENOS AIRES, 20 abr (Reuters) - La creciente brecha entre el valor del peso argentino regulado por el Gobierno y el informal se acentuó esta semana con el anuncio de expropiación de la petrolera YPF, en un reflejo de la aceleración de la fuga de divisas y la dolarización de ahorros.

La mandataria de Argentina, Cristina Fernández, presentó esta semana un plan para expropiar el 51 por ciento de YPF a la española Repsol y decidió su inmediata intervención, lo que presionó con fuerza los activos financieros del país.

"El fenómeno YPF ha anticipado la ampliación de la brecha cambiaria que ya está en marcha y la presión sobre el tipo de cambio se va a mantener. El Gobierno viene golpeando en exceso la confianza y esto se traduce en incertidumbre", dijo el viernes José Luis Espert, economista de Espert y Asociados.

El diferencial entre el peso oficial y el informal se expandió en los últimos días a un 12 por ciento, mientras que trepó a un 21 por ciento contra el denominado "contado con liquidación", una transacción mediante el cual se venden activos locales en mercados externos para obtener dólares.

"La gente compra dólares, porque la mayor intervención del Estado en la economía puede ser cubierta con emisión (monetaria) e impuestos, lo que significa más inflación a la que ya tenemos", sostuvo un agente financiero de la banca privada.

El peso mayorista regulado se situaba el viernes en niveles mínimos históricos de 4,405 por dólar, mientras que en el mercado informal se negociaba en 5,01 unidades y el "contado con liquidación" mostraba un nivel mínimo de 5,7 pesos por dólar.

En lo que va del año, el peso oficial se ha depreciado un 2,3 por ciento, mientras que las caídas en el mercado paralelo y en el de contado con liquidación han sido de un 5,4 por ciento y un 14,3 por ciento, respectivamente.

Sólo en la última semana, tras el anuncio de expropiación a Repsol, el peso oficial se depreció un 0,2 por ciento, el paralelo perdió un 1,6 por ciento y la operatoria "contado con liquidación" reflejó una pérdida del peso de 4,1 por ciento.

"Este zarpazo sobre YPF genera más desconfianza y creo que se va a mantener mientras Argentina no ajuste algo en su economía, como moderar el crecimiento del gasto público entre otras variables descalibradas", acotó Espert.

Empresas

"No sólo el dólar oficial se aleja de los paralelos, sino que los paralelos tienden a separarse entre sí", dijo la consultora Pampa y agregó que "ambos dólares no oficiales se encuentran asociados a diferentes demandantes".

El dólar paralelo es más indicativo de la demanda minorista, mientras que el contado con liquidación se asocia más a compradores institucionales.

"La disparada de este último (contado con liquidación) indica que la mayor voluntad de fuga se encuentra en ese sector, por lo que habrá que estar atentos a medidas adicionales que pueda tomar el Gobierno para frenar el drenaje de dólares por esa vía", dijo Pampa.

En el 2011 se fugaron del país unos 21.500 millones de dólares, casi el doble que en el 2010. Esa cifra incluye tanto el dinero que salió efectivamente del país como el que fue retirado del circuito financiero formal para la compra de divisas.

Central Alimenta Caida Peso

El tipo de cambio oficial muestra diariamente un leve deslizamiento a la baja apoyada por el Banco Central, que compra dólares con el fin de absorber las divisas provenientes en su mayoría de la exportación de granos.

El Banco Central debe absorber ese excedente porque las trabas que impuso el Gobierno para la compra de dólares deja al mercado sin demanda suficiente.

Desde finales de octubre, las empresas tienen dificultades para ser autorizados a comprar moneda extranjera, realizar importaciones o remitir remesas de utilidades al exterior, en un intento del Gobierno argentino por frenar la fuga de capitales y sostener el excedente de su balanza comercial.

Los inversores también necesitan cubrirse porque el país sudamericano tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo, que licúa la renta en moneda local.

En el 2011 los precios minoristas se incrementaron en torno a un 25 por ciento, según cálculos de economistas privados, aunque el Gobierno reconoce menos de la mitad. Las estadísticas públicas están ampliamente desacreditadas.

Operadores estiman que la postura reguladora de liquidez del Banco Central, los controles para desalentar la compra de divisas y las restricciones a las importaciones no podrán sostenerse por mucho tiempo.

"Con el PPP (siglas en inglés para paridad de poder adquisitivo), evidentemente el dólar debería estar alrededor de 6 pesos y si no es ahora, será en un tiempo más", estimó Rossi respecto a la paridad oficial.

"Evidentemente hay presiones y la gente, dentro de esta indefinición o definiciones malas, necesita coberturas", agregó. (Reporte de Walter Bianchi y Jorge Otaola; Editado por xxxxxxxxxxxxx y Guido Nejamkis)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below