2 de marzo de 2012 / 16:23 / en 5 años

EXCLUSIVA-Argentina negocia biodiésel por importaciones de GNL

* Enarsa, Morgan Stanley conversan para canjear GNL por biodiésel

* Enarsa pide descuento de 15 pct a proveedores de GNL

* Trueque evita pagos en dólares

Por Oleg Vukmanovic y Luis Andres Henao

LONDRES/BUENOS AIRES, 2 mar (Reuters) - Argentina, que enfrenta una escasez de dólares y elevados costos de importación de combustible, presiona para cambiar los términos de los pagos de las importaciones por mar de gas, negociando descuentos y ofreciendo a cambio embarques de biodiésel hecho con aceite de soja, en lugar de efectivo.

La contracción del saldo comercial del país, en parte debida al fuerte aumento de las importaciones energéticas, ha obligado al Gobierno en Buenos Aires a pedir a la firma estatal de energía Enarsa que limite el gasto en moneda estadounidense. Las importaciones energéticas suelen estar denominadas en dólares.

En una carta enviada hace dos semanas, Enarsa pidió a sus proveedores de gas natural licuado (GNL) que bajen al menos en 15 por ciento los costos de entrega, dijo una fuente de Enarsa.

Aparte, el brazo de comercialización de GNL del banco de inversión estadounidense Morgan Stanley mantiene conversaciones con Enarsa para renunciar a las tradicionales transferencias en efectivo, a favor de aceptar el biodiésel de producción local, dijo a Reuters una fuente comercial involucrada en la transacción.

El banco, que prevé entregar al menos cinco embarques de gas supercongelado al país este año, canjeó GNL por biodiésel argentino una vez, en junio del 2009, dijo la fuente.

La tercera mayor economía latinoamericana, que hasta el año pasado experimentó un veloz crecimiento, es el mayor exportador mundial de aceite de soja.

Se prevé que las exportaciones de soja argentinas y sus derivados serán menores este año como resultado del impacto de una sequía, al tiempo que sigue en aumento la dependencia que tiene el país de las importaciones de combustible.

Argentina importa gas por tierra y mar. Sus volúmenes de importación de GNL crecerían este año a un récord histórico.

Enarsa discute con sus principales proveedores de GNL por los esfuerzos para reducir el costo de las importaciones.

"Efectivamente hemos solicitado a los proveedores una rebaja en el precio para que se adecuen a los precios de Europa y de Estados Unidos", dijo una fuente de Enarsa en un mensaje de correo electrónico.

"Estamos negociando una rebaja de 2 dólares/mmbtu (millón de unidades térmicas británicas) y solo ofrecen (un descuento de) 0,5", dijo la fuente.

EXITO A MEDIAS

Sus proveedores principales, como las españolas Repsol y Gas Natural, la firma japonesa de comercialización Marubeni y Morgan Stanley, en conjunto explican la mitad de los requerimientos de importaciones anunciados por Argentina para el 2012.

"Creemos que se puede llegar a un acuerdo que sea conveniente para todos ya que nosotros seguimos siendo compradores", agregó la fuente.

La iniciativa de ajustar el precio sigue a una reciente subasta en la que Enarsa pagó una prima alta para asegurarse 57 cargamentos de GNL.

El año pasado, abrió las conversaciones para importar un récord de 80 embarques de GNL en el 2012, un incremento anual de 20 por ciento, pero las disputas por el precio la llevaron a relanzar en varias ocasiones la licitación con la esperanza de asegurar un suministro más barato, con resultados mixtos.

Según el último recuento, le faltaban 23 embarques para alcanzar su objetivo, tras rehusarse a pagar un costo equivalente al de Asia, de alrededor de 17 dólares/mmBtu.

En cambio, el máximo que pagó estaba entre 15 y 16 dólares por mmBtu por cargamento de GNL, dijeron las fuentes, de todos modos casi el doble de los precios del gas en Europa, que tiene un suministro mayor, y más de cuatro veces que los valores en Estados Unidos, donde abunda el gas de esquisto.

Las consecuencias del desastre nuclear de Fukushima en Japón el año pasado provocaron una escalada de los precios internacionales del gas y los proveedores han aprovechado la sólida demanda global de GNL y la escasa disponibilidad naviera para pedir precios más altos por el combustible supercongelado.

Enarsa normalmente adquiere el GNL a entre 13 y 14 dólares/mmBtu en el mercado internacional y vende gas en el mercado local a alrededor de 4 dólares/mmBtu, con lo que el Estado tiene que financiar la diferencia.

El país gasta miles de millones de dólares todos los años para cubrir el creciente costo del gas importado y atender las necesidades de los consumidores y las empresas de Argentina, una política introducida tras una dura crisis económica de hace una década.

Los subsidios energéticos totalizaron 5.600 millones de dólares en el 2010, un incremento de 63 por ciento desde el año previo, de acuerdo con datos recopilados por el ex secretario de Energía Alieto Guadagni.

En el primer semestre del 2011, escalaron 76 por ciento en términos anuales, aumentando la presión sobre Enarsa para que consiga el gas a menor costo.

El Gobierno argentino recortará los subsidios a los servicios públicos de hogares y empresas en más de 800 millones de dólares pues busca aliviar la creciente carga de las finanzas públicas. (Editado en español por Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below