Barrios pobres crecen a la sombra de proyectos inmobiliarios de alta gama en Argentina

viernes 25 de noviembre de 2016 09:00 ART
 

Por Nicolás Misculin y Luc Cohen

BUENOS AIRES, 25 nov (Reuters) - Cada vez que hay tormenta, Valeria Vallejo y sus cuatro hijos tiemblan: el barrio pobre que habitan en los suburbios de Buenos Aires se inunda y su techo de chapa es presa fácil de vientos como los que destruyeron su casa hace seis años.

En medio de las prometedoras perspectivas para los proyectos inmobiliarios que apuntan a sectores de alto poder adquisitivo, los asentamientos precarios como el de Vallejo crecen en Argentina debido a la recesión económica y el alza de precios generada por el interés de inversores en los emprendimientos, lo que hace que las viviendas sean inalcanzables para los pobres.

Muchos de los 3 millones de argentinos que viven en estos asentamientos no tienen acceso al agua corriente, al servicio de gas ni a calles pavimentadas. Según datos oficiales, el 25 por ciento de la población -más de 10 millones de personas- tiene problemas de vivienda, una categoría que abarca desde temas de hacinamiento hasta materiales inadecuados de construcción.

"El barrio en los planos (del catastro) figura como un bañado (pantano). Nosotros no existimos para nadie", se quejó Vallejo en su vivienda de una sola habitación del barrio Doña Justa.

Pese a las promesas del presidente liberal Mauricio Macri de acabar con la pobreza y reactivar una economía que se contraería 1,5 por ciento este año, los indicadores siguen siendo negativos tras un año de gestión en el que la apertura comercial solo logró atraer inversiones en cuentagotas.

La pobreza llegó al 32,2 por ciento de la población en el segundo trimestre del año, según datos oficiales, contra el 29 por ciento registrado en diciembre pasado por la Universidad Católica Argentina (UCA), en gran parte por la alta inflación y la pérdida de empleo.

"Tenemos un fenómeno de nueva pobreza en Argentina (...) No hay gente que pueda acceder a la vivienda", explicó el ex viceministro de Desarrollo Social, el opositor Daniel Arroyo.

Debido a los saltos de la economía y la elevada inflación, el desarrollo del crédito hipotecario es bajo en Argentina y esta situación afecta aún más a los pobres, quienes muchas veces tienen trabajos informales que no les permite acceder al sistema bancario.   Continuación...