6 de junio de 2016 / 16:11 / en un año

Argentina limita ingreso de capitales externos de corto plazo atraídos por Macri

Por Alexandra Alper y Jorge Otaola

BUENOS AIRES, 6 jun (Reuters) - Argentina busca contener una ola de inversión extranjera especulativa de corto plazo, atraída por altas tasas de rentabilidad y por las reformas impulsadas por el presidente Mauricio Macri.

El banco central está restringiendo las compras por parte de extranjeros de los bonos "Lebac", que son utilizados por la entidad monetaria para absorber pesos del mercado y controlar una de las tasas de inflación más altas de América Latina.

Esta decisión, junto a la reducción de 375 puntos básicos de las tasas de interés, muestra la magnitud del cambio de actitud de los inversores hacia Argentina a partir de la asunción de Macri en diciembre.

Ni bien asumió, el presidente logró cerrar un acuerdo con los tenedores de deuda impaga del 2002, eliminó los controles de capitales y dejó libre el tipo de cambio.

El banco de inversión Nomura estima el ingreso de carpetas de inversión por unos 400 millones de dólares en los primeros cuatro meses del 2016, impulsando al peso a su nivel más alto en cuatro meses y generando que el banco central restrinja las compras de Lebac.

Ahora la entidad monetaria decide antes de cada licitación semanal qué vencimientos de Lebacs serán abiertos a inversores extranjeros a través de Euroclear, una de las mayores casas de valores y de liquidación de bonos, y cuáles pueden ser sólo para inversores locales.

En las últimas tres subastas, el banco central restringió las compras externas y también redujo las tasas de interés a 34,25 por ciento desde 38 por ciento.

"Fue la decisión correcta", dijo Rodolfo Rossi, ex presidente del banco central.

El Gobierno de Macri marcó el final de más de una década de políticas izquierdistas e intervencionistas y ha llevado al país de vuelta a los mercados de capitales internacionales.

Después de lograr el acuerdo con los denominados "holdouts" en abril por algo más de 6.000 millones de dólares, algunas empresas y provincias han colocado deuda exitosamente por miles de millones de dólares.

Los inversores se vieron seducidos por los atractivos rendimientos del 38 por ciento que el banco central comenzó a ofrecer con las Lebac en abril para ayudar a contener la inflación y frenar la caída de la moneda tras la devaluación en diciembre.

Pero desde entonces el peso se ha fortalecido por el aumento de la demanda de la moneda local originada por la cosecha anual de soja y la emisión de deuda.

Al Gobierno ahora le preocupa que el fortalecimiento del peso pueda perjudicar a los exportadores. Por otro lado, el banco central está atento a que un aumento en las carteras de inversión lleven a un alza muy rápida de la moneda local y de los precios de activos.

El presidente de la entidad monetaria, Federico Sturzenegger, dijo en mayo que la medida apunta a dejar que el peso se fortalezca en línea con la economía real.

Sin embargo, al banco central le puede costar redireccionar a los inversores hacia bonos de largo plazo. (Editado en español por Eliana Raszewski)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below