BREAKINGVIEWS-Lo que enseña Argentina sobre Grecia

jueves 25 de junio de 2015 15:35 ART
 

(El autor es un columnista invitado de Reuters Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Fernando Fernández

MADRID, 25 jun (Reuters Breakingviews) - Grecia en 2015 se parece demasiado a Argentina en 2001. La historia sudamericana acabó mal, a pesar del ingenio de economistas muy inteligentes.

En Argentina, el peso estaba ligado formalmente al dólar. Se suponía que una ley protegería la convertibilidad en una tasa fija de un peso por un dólar. Pero las altas tasas de inflación argentinas lo hicieron insostenible. Los residentes se dieron cuenta de que el peso estaba sobrevalorado y se lanzaron a hacer acopio de dólares.

La devaluación fue inevitable, pero las autoridades no querían una caída sin control de la moneda. Domingo Cavallo, el ministro de Economía formado en Harvard detrás de la tasa cambiaria fija, pensó que el problema podía ser maquillado.

Propuso un cambio en la tasa fija desde una paridad pura con el dólar a algo determinado por el comercio exterior. Cavallo esperaba que el cambio aliviaría la recesión, inyectaría capital y restauraría el crecimiento en un país que era sobre todo un gran exportador de materias primas.

Inevitablemente, el plan falló. No ralentizó la fuga de depósitos bancarios en pesos a nivel local, porque la gente había perdido la confianza en la ley de convertibilidad y ningún truco contable la restauraría. Los inversores internacionales habían perdido también la fe y no estaban impresionados con el nuevo plan. El capital siguió saliendo del país.

Finalmente, Cavallo impuso un "corralito", un congelamiento al retiro de depósitos. Esto también fracasó. El Gobierno de Argentina acabó incurriendo en impagos con sus acreedores foráneos y locales, incluidos sus propios fondos de pensiones.

El país cayó en un caos económico, social y político. Pasaron varios años de miseria, una gran devaluación del peso y un auge sustancial de las materias primas antes de volver al crecimiento.   Continuación...