Argentina amplía en 1.000 mln dlr bono para desarrollo energético

viernes 1 de noviembre de 2013 09:02 ART
 

BUENOS AIRES, 1 nov (Reuters) - El Gobierno de Argentina amplió en 1.000 millones de dólares un bono lanzado en mayo para captar parte de los fondos no declarados de argentinos, y volcarlos al financiamiento del desarrollo de recursos de hidrocarburos no convencionales del país, se informó el viernes en el Boletín Oficial.

El título, llamado BAADE y con un cupón del 4 por ciento anual, tuvo una suscripción muy escasa originalmente, lo que llevó a la administración de la presidenta Cristina Fernández a ofrecerlo también a inversores con fondos declarados en moneda extranjera para sortear la crisis energética.

La ampliación se podrá colocar en uno o varios tramos de acuerdo a la demanda o necesidades coyunturales.

Argentina prolongó hasta fin de año un programa para atraer miles de millones de dólares no declarados, con el que busca aliviar la necesidad de divisas del país.

Las autoridades habían propuesto perdonar a los evasores si con el dinero no declarado adquieren bonos en dólares para financiar proyectos en el sector energético y el mercado inmobiliario -conocidos como Baade y Cedin-, en momentos en que la divisa extranjera escasea y las reservas del Banco Central caen.

Funcionarios dejaron entrever que se prevé captar entre unos 4.000 millones a 5.000 millones de dólares mediante este mecanismo, frente a unos 200.000 millones de dólares que el Gobierno calcula que argentinos atesoran sin declarar en el país y el extranjero.

Hasta ahora la aceptación ha sido mínima.

A su vez, el Gobierno dispuso la emisión de una Letra del Tesoro por 228,9 millones de dólares valor nominal a favor del estatal Banco Nación para cancelar el anticipo a proveedores por las obligaciones relativas a la adquisición de material ferroviario, agregó el Boletín Oficial.

Este título tendrá una duración de dos años, con vencimiento y amortización íntegra el 10 de julio de 2015.

El Gobierno argentino acude habitualmente a entidades oficiales para acceder a fondos que le permitan cumplir con sus obligaciones financieras, ya que tiene prácticamente imposibilitado el acceso a los mercados internacionales de capitales tras una gigantesca y millonaria cesación de pagos en 2001/2002.

(Reporte de Jorge Otaola; Editado por Gabriel Burin)