Mercado celebra derrota de Gobierno argentino, bonos y peso marginal suben

lunes 28 de octubre de 2013 16:35 ART
 

BUENOS AIRES, 28 oct (Reuters) - Los principales activos argentinos se apreciaron el lunes tras la derrota del oficialismo en las elecciones de medio término, con los mercados celebrando por anticipado el final de la "era Kirchner", que el fallecido presidente Néstor Kirchner inició en el 2003 y prolongó su esposa y sucesora, Cristina Fernández.

Los cupones en dólares vinculados al crecimiento de la economía subían un 0,6 por ciento, mientras que los bonos soberanos mejoraban en promedio un 0,4 por ciento.

En tanto, el depreciado peso local en el mercado paralelo avanzó un 3,59 por ciento a 9,75 unidades por dólar, con los inversores especulando sobre posibles cambios en el rumbo económico intervencionista de la administración.

Los bonos soberanos en dólares avanzaban un 0,7 por ciento, destacándose las alzas del título Par. Las acciones comenzaron los negocios en alza lideradas por los títulos de petroleras, pero el mercado luego revirtió la tendencia debido a tomas de ganancias y en un marco de baja liquidez.

Previo a las elecciones, los pesos quedaron en colocaciones de activos y dólar, por lo que el lunes hubo escasos compradores, dijeron operadores.

Agregaron que se prevé que el mercado de acciones, que este año se valorizó en torno a un 100 por ciento, retome la senda alcista, aunque podrían darse más tomas de ganancia antes que reanude una tendencia de mejora.

La amplia derrota que los principales candidatos oficialistas sufrieron el domingo en las elecciones legislativas de mitad de mandato sepultó la posibilidad de que la presidenta Cristina Fernández busque ser reelecta en el 2015.

Las elecciones posicionaron como posibles candidatos presidenciales a dirigentes de perfil moderado, en general identificados con políticas amistosas con el mercado, en contraposición al intervencionismo económico del Gobierno.

Pero, el camino hasta un nuevo presidente estará lleno de obstáculos, con una elevada inflación que corroe el poder adquisitivo, un control de cambios que prohíbe a ahorristas comprar dólares, millonarios juicios de acreedores, un deterioro de las reservas y déficit fiscal en el tope de la agenda económica.   Continuación...