11 de mayo de 2012 / 20:23 / hace 5 años

Peso argentino marginal cierra en mínimos por coberturas dólares

* Inversores privados pugnan por dólares en medio de controles

* Banco Central absorbe liquidez sobrante a favor de sus reservas

* Riesgo país sigue por arriba de peligrosos 1.000 puntos básicos

Por Walter Bianchi y Jorge Otaola

BUENOS AIRES, 11 mayo (Reuters) - El peso argentino profundizó el viernes sus pérdidas en el mercado marginal, por una lenta pero persistente demanda privada de dólares, en momentos en que los controles oficiales buscan desalentar tales transacciones ante una tenaz fuga de capitales.

Como único gran jugador, el Banco Central intervino en el mercado interbancario comprado dólares con el objetivo de sostener la cotización de la moneda en niveles piso históricos.

"Nadie quiere quedarse en pesos, máxime de cara al fin de semana, por eso la presión sobre el 'blue' (peso informal) ya que no hay otra forma de hacerse de dólares", dijo un cambista.

Controles y límites a la compra de divisas por parte del ente recaudador de impuestos (AFIP) y restricciones a las importaciones para sostener la balanza comercial del país crean un clima enrarecido en el mercado, dijeron operadores.

Agregaron que la reciente presencia física de inspectores fiscales en las casas de cambio redujo el volumen comercializado en el mercado "blue" o informal, además de que también fueron restringidos los permisos para que empresas y particulares accedieran al sistema formal.

La brecha entre ambos mercados está creciendo, al ritmo de la incertidumbre de los inversionistas que buscan refugio en el dólar ante un Gobierno que pretende reforzar las reservas del Banco Central y sus números fiscales.

El peso informal cerró con fuerte baja del 1,54 por ciento al mínimo de 5,16/5,18 por cada dólar, mientras que la moneda doméstica mayorista permaneció estable en su piso histórico de 4,4375/4,44 unidades.

La brecha entre ambos pesos subió al 16,7 por ciento, cuando semanas atrás estaba por debajo del 10 por ciento. Este diferencial alienta a que algunos ahorristas busquen comprar dólares en el mercado oficial y traten de venderlos en el marginal.

Estos diferenciales y la presión interventora del Gobierno para mantener la debilidad del peso hacen que algunos exportadores no liquiden sus dólares, lo que se suma a una caída en los precios internacionales de las materias primas, como los cereales.

"El ingreso de dólares no ha sido el que el Gobierno esperaba (...). Con una cosecha mas bien baja, entraron menos dólares", dijo Fausto Spotorno, economista del estudio Orlando Ferreres y Asociados.

"No solo vemos que crece la brecha (cambiaria entre ambos mercados) sino que aumenta mucho más (la debilidad del peso marginal)", agregó en declaraciones a un canal de televisión.

Una de las críticas más escuchadas en el mercado es que la agencia fiscal varía sin aviso los parámetros para autorizar las compras de dólares.

El apetito por dólares afecta también a las empresas importadoras, las que se encuentran restringidas por otras trabas impuestas desde el Gobierno para el ingreso de productos desde el exterior, cuyo fin es mantener positiva la balanza comercial del país.

"A las peores perspectivas sobre la evolución del nivel de actividad se suma un escenario monetario y fiscal que, probablemente, sea más desafiante en los próximos meses", dijo la Consultora ACM en su reporte del viernes.

La búsqueda de dólares hace que también exista un sistema denominado "contado con liquidación", mediante el cual se compran bonos o acciones en el mercado local para negociarlos en el exterior a cambio de dólares.

Esta modalidad marcó un valor mínimo para el peso con un tipo de cambio depreciado de 5,70 pesos por dólar.

BOLSA Y BONOS

La bolsa argentina cerró en baja influenciada por la tendencia impuesta desde empresas eléctricas, en un marco de reducidos negocios.

"Los fuertes altibajos de las eléctricas generaron un clima de altísima volatilidad, lo que crea un clima propenso para negocios especulativos que llevaron a una operatoria cambiante", dijo Guido Macchi, operador de Macchi Sociedad de Bolsa.

Agregó que "la volatilidad sigue siendo una mala señal para el largo plazo".

El índice Merval de Buenos Aires cayó un 0,1 por ciento a 2.304,61 unidades, en un mercado inestable y selectivo, y acumuló una mejora del 4,03 por ciento en la semana.

Entre las bajas se destacaron las acciones de Central Puerto con un 8,88 por ciento y los títulos de Edenor con un 5,06 por ciento.

La Comisión Nacional de Valores de Argentina inició una investigación por una posible manipulación sobre las acciones de Edenor tras recientes alzas, dijo una fuente de la entidad.

Por otro lado, la desaceleración de la economía china durante abril, las dudas sobre las finanzas de España y la prolongada debilidad política en Grecia, creaban un clima internacional adverso hacia las inversiones de riesgo.

En la plaza extrabursátil, los títulos de la deuda pública argentina cerraron con una baja del 0,1 por ciento en promedio, con un riesgo país que subía 11 unidades a 1.025 puntos básicos, de acuerdo al índice EMBI+ del banco JPMorgan . (Reporte de Walter Bianchi)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below