BREAKINGVIEWS-Enfoque de Fed a política monetaria parece chino

viernes 14 de septiembre de 2012 14:35 ART
 

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Edward Hadas

LONDRES, 14 sep (Reuters Breakingviews) - He aquí una fantasía. Durante una conferencia de prensa, el presidente del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, dice: "La necesidad de crear empleos debería ser preocupación de todos en China". Explica que un yuan subvaluado apoya las exportaciones y que un gran superávit comercial frena las importaciones que podrían arrebatar empleos chinos. Zhou no menciona ninguna posible alteración internacional por esta política monetaria estimulativa.

He aquí la realidad. Durante una conferencia de prensa, Ben Bernanke dice: "El débil mercado laboral debería preocupar a todos los estadounidenses". El presidente de la Reserva Federal explicó que una política de imprimir 40.000 millones de dólares mensuales por un futuro indefinido podría ayudar a reducir el desempleo nacional. No mencionó alguna posible alteración global por esta "instancia ampliamente expansiva".

El discurso imaginario de Zhou, que refleja la tradicional política monetaria del BPC, sería rotundamente criticado como irresponsable. El pronunciamiento actual de Bernanke generó una gran alza en los mercados de casi todos los activos financieros a excepción del dólar. Por supuesto, el tipo de cambio chino y el suministro estadounidense de dinero son diferentes, pero el enfoque de los banqueros centrales es idéntico: las metas domésticas primero, segundo y tercero, con el bien común global quedando para después.

Esta es una manera peligrosa de conducir la política monetaria. Un gran superávit comercial podría haber ayudado a crear empleos en China, pero la acumulación de fondos ayudó a financiar las burbujas de activos que eventualmente explotaron, llevando a los actuales males globales.

Las anteriores rondas de alivio cuantitativo de la Fed bien pudieron haber ayudado a la economía estadounidense, pero casi con mucha seguridad presionaron al alza los precios de las materias primas, que estimularon tensiones económicas y políticas en muchos países pobres.

También sembraron mala voluntad entre los banqueros centrales que se vieron forzados a enfrentar daños colaterales por la guerra de Estados Unidos contra el desorden financiero doméstico.

China, al menos, tiene una excusa para su inclinación local -es un país pobre con una historia de inestabilidad social. Estados Unidos es el país más rico del mundo, incluso en medio de una lenta recuperación tras una fuerte recesión. Además, el dólar es la moneda global de reserva. Esa posición se adquiere con una responsabilidad global, la cual Bernanke parece determinado a ignorar.

REUTERS LEA JJL