Peso argentino informal sigue sin negocios, sube riesgo bonos

lunes 11 de junio de 2012 13:37 ART
 

BUENOS AIRES, 11 jun (Reuters) - El peso argentino permanecía inactivo el lunes en el mercado informal, como ocurre desde hace desde una semana, por los permanentes controles del Gobierno para bloquear la compra de dólares y evitar una fuga de capitales.

Agentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) visitaban casas de cambio para evitar que se realicen transacciones en el circuito informal, donde el precio de la moneda local está un 30 por ciento por debajo del peso en la plaza interbancaria mayorista.

Desde octubre el Gobierno impone trabas para la compra de la moneda estadounidense y es la AFIP la que aprueba o rechaza cada solicitud hecha por personas o empresas.

Las restricciones mutliplicaron los negocios en el mercado informal hasta la primera semana de junio, pero las inspecciones se reforzaron con cada caída del peso y ahora se encuentran prácticamente congeladas.

Según operadores, el peso informal fluctuaba referencialmente entre las 5,80 y 5,85 unidades por dólar , aunque sin que se cierren negocios reales, salvo algunos esporádicos de muy escaso volumen.

"Todo sigue paralizado, hay temores por la gente de la AFIP y porque al no haber un mercado verdadero es difícil saber el valor real del dólar", sostuvo un cambista que pidió no ser identificado.

En tanto, el peso en la plaza mayorista -donde interviene el Banco Central- apenas perdía un 0,06 por ciento a 4,485/4,4875 por dólar a las 1615 GMT, por lo que la brecha con el precio de referencia del peso informal trepaba al 30,4 por ciento.

Frente a la persistente demanda privada de dólares por los temores que provocan los controles cambiarios, el Gobierno implora a los exportadores que traigan sus dólares por la falta de billetes físicos.

Como gran parte de los importadores también tienen vedada la compra de dólares, queda solamente el Banco Central para absorber dólares y queda como único gran comprador y sigue engrosando sus reservas.   Continuación...