6 de junio de 2012 / 18:43 / en 5 años

Presidenta argentina dice ahorrará en pesos en campaña anti-dólar

* Dólares escasean en la tercera economía latinoamericana

* Gobierno impuso estrictos controles para la compra de divisas

* Presidenta llamó a abandonar la cultura del dólar

BUENOS AIRES, 6 jun (Reuters) - La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, prometió el miércoles que dejará de ahorrar en dólares y pidió a los funcionarios de su Gobierno imitarla, en momentos en que escasea la divisa estadounidense en el país y la población hace lo imposible por obtenerla.

La mandataria, que la semana pasada llamó a los argentinos a abandonar su culto al dólar, dijo en un discurso a la nación que predicará con el ejemplo y que decidió convertir a pesos su único depósito bancario a plazo fijo en la moneda extranjera.

“He decidido que voy a poner mi plazo fijo en pesos”, afirmó. También llamó a hacer lo mismo a los funcionarios que tengan algunos “dolarcillos”.

El Ejecutivo está batallando desde finales del año pasado contra una fuga de divisas que erosionó las reservas del Banco Central, con las que financia el gasto público y paga sus deudas.

Los argentinos apenas tienen acceso a dólares desde entonces debido a unos estrictos controles para la compra de moneda extranjera, que los empujó a buscar el billete verde en el mercado negro.

Las dificultades para conseguir dólares están afectando a algunos importantes sectores de la economía como el inmobiliario, en el que las operaciones se concretan en dólares desde hace décadas.

Al mismo tiempo, el Banco Central aspiró todos los dólares que pudo del mercado interbancario para fortalecer sus reservas. En lo que va del año, la entidad compró cerca de 7.000 millones de dólares.

Junto con Fernández, varios funcionarios oficiales salieron en los últimos días a criticar la “manía” por el dólar, una moneda que sirve de refugio a los ahorristas argentinos para protegerse de la alta inflación.

Los comentarios aumentaron la incertidumbre entre los ahorristas sobre el futuro de la tercera economía latinoamericana, donde los recuerdos de los fuertes límites al retiro de depósitos y una devaluación permanecen frescos una década después de una devastadora crisis económica.

En las últimas tres semanas, muchos argentinos nerviosos retiraron unos 1.300 millones de dólares de los bancos, poco más del 10 por ciento de los depósitos del sistema, según fuentes bancarias.

El viernes pasado, el Gobierno debió salir a desmentir una publicación periodística que señalaba que las autoridades planeaban pesificar la economía.

La demanda de dólares hizo que la brecha entre la tasa de cambio oficial y la paralela se ampliara hasta a un 38 por ciento hace dos semanas. (Reporte de Alejandro Lifschitz; Editado por Ignacio Badal)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below